25/11/2016

SARA, EL PUEBLO DONDE SE DETUVO EL TIEMPO

Un antiguo proverbio en euskera dice que Sara es el pueblo donde se detuvo el tiempo.  ¿Sera por la calma que invaden sus calles? ¿Por el antiguo tren cremallera que corre por sus montes? ¿O  por la Leze, esa cueva que nos descubre incluso antiguas creencias mitológicas?… Ni idea, pero nosotros  nos hemos propuesto descubrir sus encantos en tan solo un fin de semana.  ¿Nos acompañas?

Sara es una pequeña localidad rural que, aunque administrativamente se sitúa en la región francesa de Aquitania (Departamento de los Pirineos atlánticos), pertenece al territorio histórico vasco de Lapurdi, por lo que las raíces y el sentimiento de identidad vasca se conservan y se sienten en esta villa

 

TREN CREMALLERA DE LARRUN

sara-y-dordona-054

Nuestros primeros pasos nos llevan a coger el tren cremallera que parte desde el alto de San Ignacio hasta la cima del monte Larrun. Aunque en francés se llama La Ruhne, el orígen del nombre lo encontramos en el Euskara: larre (prado)+ on (bueno); esta es la primera montaña de la cadena montañosa de los Pirineos.
El tren cremallera es toda una joya de colección, se construyó en 1924 y desde entonces no han cambiado sus materiales, pero tranquilos porque cada invierno pasa una estricta revisión. En su viaje traquetea durante 35min sobre la estrecha vía que asciende hasta llegar a la cima. Es un trayecto donde el verde de la montaña lo cubre todo y de un gran efecto relajante.

sara-y-dordona-005

Una vez arriba, la vista es impresionante y un recorrido a través de 12 mojones nos descubre los puntos de interés de este macizo. En la parte más alta encontraremos la tabla de orientación y tres grandes balcones que se abren a tres bellos panoramas: el primero, con los montes y el parque natural Aiako Harria, el monte Jaizkibel y los pueblos costeros de Hondarribia y Hendaia; el segundo, con la villa de Donibane Lohitzune (San Jean de Luz), Biarritz y la costa vasco-francesa, hasta perder la vista en el bosque de las Landas; y el tercero, con la cadena montañosa de los Pirineos, donde algunos picos blancos asoman en la lejanía.

sara-y-dordona-024

Hasta la hora de regresar en el próximo tren podemos tomar algo caliente en alguna de las tres ventas que coronan la cima; dar un paseo descubriendo algún que otro vestigio de brujería, o de los tiempos del contrabando; pero sobre todo, acercarnos con los más pequeños hasta alguno de los Pottoka, la raza de caballos autóctona del País Vasco, más bien pequeña y peluda – que pastan por los alrededores y con la que los niños disfrutarán tremendamente. Además, recoger un poco de manzanilla de los prados de Larrun hará nuestra despensa algo más especial al regresar a casa.

sara-y-dordona-035

 

UN PASEO POR LOS BOSQUES DE SARA.

sara-y-dordona-067

De nuevo abajo, en el alto de San Ignacio, justo enfrente del puesto de venta de billetes del tren, cruzando la carretera, se encuentra el restaurante Pullman. A 50m de este restaurante comienza la pista que nos lleva en un breve paseo por los bosques de Sara. Unos bosques que en otoño llegan a su máximo esplendor y nos brindan la oportunidad de realizar una entretenida actividad en familia: recoger castañas.

sara-y-dordona-065

 

LEZEA, LA CUEVA DE SARA

sara-y-dordona-091
A unos 7km del centro del pueblo se encuentra Lezea, “cueva” en Euskara. La visita supone más que un simple descubrimiento de concreciones de piedra caliza, en nuestra opinión, es todo un paseo por la cultura vasca.
La visita guiada, que se ofrece en tres idiomas (Euskara, francés y español) nos conduce a lo largo de las galerías excavadas por el río y repartidas en tres niveles. A nuestro paso, observaremos gran cantidad de fósiles en las paredes, como herencia de un mar que todo lo cubría antaño y cuando se retiró, dejó así el recuerdo de su presencia. El paso por la historia nos lleva al hallazgo de ¡Un oso vegetariano!, así como de huesos y útiles de grupos de Cromagnon, que habitaron al abrigo de sus paredes y fueron descubiertos y estudiados por el gran antropólogo y arqueólogo vasco Jose Miguel Barandiaran. Pero, esta hermosa cueva guarda aún más sorpresas, pues durante los 45 minutos que dura el recorrido a pie nos visitará alguno de los 1500 murciélagos que habita la cueva…Y desde las sombras, otros seres, los mitológicos, saldrán a nuestro encuentro también: Mari y Herensuge, algunos de los que habitan las cuevas en la mitología vasca. ¿Creéis en ellos? En Euskara hay un dicho popular muy acertado:“Izena badu, bada”: Si tiene nombre, existe.

Además de la cueva, cuenta con un pequeño museo y un parque megalítico que exhibe reproducciones de monumentos megalíticos de Sara: 31 dólmenes, 5 túmulos, 4 cromlechs y 2 menhires.

VISITA AL CASCO DE SARA

sara-y-dordona-077
Sara tiene un encantador casco organizado en torno a la iglesia de San Martín y la plaza del pueblo. La iglesia de San Martín llama la atención por su majestuosa torre campanario, pero también se nos clava el ojo en la inscripción en Euskara del reloj solar:
“Oren guziek dute gizona kolpatzen, azkenekoak du hobirat egortzen”
Todas las horas golpean al hombre, la última lo envía a la tumba.

sara-y-dordona-082

Alrededor de la iglesia encontramos el antiguo cementerio, donde hay gran cantidad de antiguas estelas vascas. Las estelas-“hilarriak”– tienen un significado muy marcado dentro de las creencias populares y la cultura vasca. La base de la piedra simboliza la tierra- amalurra- y la parte circular la luna- ilargi-. Segun estas creencias, las personas cuando mueren van a parar a la luna-il+argi- que traducido literalmente significa “la luz de los muertos”. Es de esa manera como queda unido el firmamento con la tierra. En FurgoBidaiak nos gusta pensar que sí, que cuando miramos la luna algo de esas personas, las que ya no están con nosotros, permanece allí.

sara-y-dordona-087
La plaza del pueblo está rodeada de hotelitos con tranquilas terrazas donde tomarse un kir basque, una dulce mezcla de sidra y licor de cerezas- giotte- que nos hará suspirar por esta tierra. Pero no hemos contado todo, porque la reina de la gastronomía de Sara es el Gateaux Basque- Pastel Vasco– una especialidad tradicional de la provincia de Lapurdi, típicamente vasca, que se remonta al siglo XVII. Se trata de un dorado pastel de pasta consistente y relleno de crema pastelera o cerezas negras (también producidas en esta zona). Es toda una tentación para los golosos, una delicia que se vende en muchas pastelerías y restaurantes del País Vasco. Así que, no os marchéis sin comprar uno, sería un pecado.

sara-y-dordona-088

 

Este ha sido un fin de semana de lo más entretenido: un viaje en tren cremallera, paisajes de montaña increíbles, un paseo en familia recogiendo castañas, visita a una cueva llena de historias, Sara y un pedazo de Gateaux Basque…Ummm! ¿No es como para repetir?

 

INFORMACIÓN DE VIAJE:

Tren de Larrun:  http://www.rhune.com/es/index.aspx

A pocos metros del pueblo tenemos el area de autocaravana con servicios por 8€/24h.

Coordenadas: N 43º 18’ 44.0”             O 1º 35’ 2.6”

sara-y-dordona-069

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesará...