1/02/2019

RUTA DE LOS CABALLEROS TEUTÓNICOS (Polonia II)

La ruta de los Caballeros Teutónicos nos lleva en su primera parada a  Malbork.  Esta ciudad no tiene ningún interés y pasaríamos de largo sin inmutarnos, si no fuera por su magnífico castillo que una vez fue la residencia del Gran Maestro de la Orden Teutónica. ¿Pero, quiénes eran estos misteriosos caballeros? ¡Vámonos a descubrirlo! ¡En ruta!

Caballeros teutones, Polonia

Imagen de batalla perteneciente a la página Historia de nuestra historia.

 

La Orden de los Caballeros Hospitalarios de Santa María de los Teutones de Jerusalén se fundó en Palestina en el siglo XII como cuerpo médico para socorrer a los germanos que luchaban en las cruzadas. Con el tiempo se convirtió en un grupo de monjes-militares, los Caballeros Teutones, que llegaron a Europa para cristianizar esta zona pagana del norte de Europa a sangre y fuego, convirtiéndose en los impulsores de la expansión alemana hacía Prusia y los países del Mar Báltico (Estonia, Lituania y Letonia). Esta expansión militar encabezada por la Orden Teutónica dio origen al reino de Prusia y generó los conflictos fronterizos entre Alemania y Polonia, conflictos que sólo se resolverían en 1945 tras finalizar la Segunda Guerra Mundial.

En el norte de Polonia fueron sometiendo todas las ciudades que se encuentran a orillas del Vístula, es por eso que nuestra ruta toma ese nombre y nos lleva desde Gdansk hasta Torun, pasando por Gniew, Grudziadz y Chelmno.

 

 

MALBORK

Castillo de Malbork, ruta de los teutones, Polonia

Vista exterior de parte del castillo de Malbork

 

Como queríamos visitar temprano el castillo de Malbork decidimos pasar la noche en el mismo pueblo, en un aparcamiento contiguo al que usan como parking del castillo. El parking por la noche resultó ser gratuito y durante el día, como era sábado no se pagaba. Aconsejamos dejar la furgo aparcada aquí puesto que el del castillo sale un pico durante las tres primeras horas, que casualmente es más o menos lo que se tarda en visitar el castillo.

El castillo de Malbork o Marienburg fue construído para sorprender, para demostrar poder y a la vez espantar al enemigo. Data del siglo XIII,pero el ejército soviético lo destrozó y gracias a una minuciosa labor de reconstrucción hoy día luce espectacular y es Patrimonio de la Humanidad. Es un gran conjunto de edificaciones que consta de tres partes: El castillo bajo, el Castillo Medio y el Castillo Alto.

Castillo de Malbork, ruta de los teutones, Polonia

 

El castillo Bajo está apenas sin reconstruirse y queda prácticamente fuera del interés en la visita. Ahí es donde se situan las taquillas para adquirir las entradas.

El Castillo Medio destaca por tener un gran patio de armas, allí se puede descansar en una de tantas hamacas dispersas o bajo la sombra de los árboles. De esta edificación lo que más nos gustó fue el hospital o reflectorio.

Castillo de Malbork, ruta de los teutones, Polonia

Puente de acceso al Castillo Alto.

El Castillo Alto: es la parte más interesane de las tres, la más antigua y la residencia del Gran Maestro de la orden. Se accede por un puente levadizo de película para pasar directamente a un modesto patio con un curioso pozo en medio. Lo que más nos gustó de la visita en esta parte fue la despensa, panadería y cocina, donde se pueden apreciar los utensilios, el menu y la organización de los monjes; la sala donde exponen vidrieras, no por las vidrieras en sí, sino porque explica las técnicas que utilizaban para la construcción de las mismas, paso a paso; y por último, la iglesia Santa María, a la que se accede por un arco gótico policromado.

Castillo de Malbork, ruta de los teutones, Polonia

Patio y pozo del Castillo Alto

 

Después de haber visitado el interior del castillo no olvideis cruzar al otro lado del río. Desde allí se sacan unas fotos preciosas del conjunto y se puede apreciar otra interesante perspectiva de la edificación.

 

GNIEW

Gniew, ruta de los caballeros teutónicos, Polonia

Vista panorámica de Gniew

 

Fue la primera conquista de los caballeros teutónicos al oeste del Vístula. Su estampa más bonita la encontramos desde la lejanía.

 

GRUDZIADZ

Llegamos hasta Grudziadz atravesando el gran puente de metal que cruza el Vístula y desde allí ya se ve lo que nos espera. Esta pequeña ciudad fue fortificada por la orden de los caballeros teutónicos y hoy día conserva unas pocas ruinas del castillo en la parte alta del casco antiguo, pero lo más espectacular es apreciar cómo las propias casas, antiguos graneros góticos, forman las murallas de la ciudad. La entrada principal, la Puerta del Agua- Brama Wodna-, junto a un antiguo molino y una esclusa es el lugar con más encanto de toda la ciudad.

 Grudziadz, ruta de los caballeros teutónicos, Polonia

Puerta del Agua- Brama Wodna- en Grudziadz

Nosotros como más lo disfrutamos es paseando por el exterior de las murallas y después subiendo unas escaleras para internarnos dentro de la ciudad. La plaza principal es bastante austera, pero la encontramos muy animada con un concierto musical y lleno de lugareños. Grudziadz está salpicada de una gran cantidad de edificios decadentes, donde han restaurado partes de fachadas hasta donde han podido, y gran cantidad de edificios interesantes que esperan que alguien les saque brillo.

 

 murallas de Grudziadz , ruta de los caballeros teutónicos, Polonia

murallas de Grudziadz

 

A la entrada de Grudziadz, nada más cruzar el puente, encontramos el area AC que se situa junto a la marina. El area consta de parcelas con hierba donde se pueden sacar los elementos de acampada, toma eléctrica, baños y duchas, agua potable y punto de descarga de grises y negras. Además la zona está vigilada por cámaras y por delante pasa un carril bici para ir paseando hasta la ciudad. Nosotros pasamos allí la noche y resultó un lugar muy tranquilo.

 

Area de autocaravanas de Grudziadz , Polonia

Area de autocaravanas de Grudziadz, con el Vístula al fondo

 

CHELMNO

Chelmno, ruta de los caballeros teutónicos, Polonia

Plaza principal de Chelmno

Fue un importante enclave de la orden teutónica. En todas las guias que hemos leído recomiendan la visita a la ciudad, pero lo cierto es que nosotros la hubieras tachado de prescindible si no hubieramos caído allí en domingo y día de mercado. Disfrutamos sobre todo curioseando entre los puestos, donde pudimos comprar queso aromatizado con tomate, albahaca y ajo; cervezas artesanas locales y una pieza de artesanía polaca. Eso sí, Chelmno tiene una gran cantidad de edificios de ladrillo rojo muy interesantes, pero muy dispersos por todo el casco y su conjunto no nos parecio remarcable.

Para aparcar nos acercamos hasta el casco donde dejamos la furgo sin problemas.

Chelmno, ruta de los caballeros teutónicos, Polonia

Mercado de Chelmno

 

TORUN

Torun junto con Gdansk es la ciudad más espectacular de esta ruta de ciudades conquistadas por los caballeros teutónicos y broche de oro para terminar la ruta.

Torun, ruta de los caballeros teutónicos, Polonia

Niños jugando en las calles de Torun

 

Tiene uno de los cascos medievales mejor conservados de todo Polonia ya que se salvó de ser bombardeada en la Segunda Guerra Mundial. Nosotros nos dedicamos a visitar la Ciudad Vieja (Stare Miasto) que es la zona más bella y animada de la ciudad. Casi todos los puntos de interés se encuentran alrededor de la plaza de la Ciudad Vieja, Rynek Staromiejski. Allí se encuentra el ayuntamiento, un edificio gótico de ladrillo rojo imponente del sigloXIV.

 

Ciudad Vieja de Torun, ruta de los caballeros teutónicos, Polonia

Ambiente y terrazas de la Plaza de la Ciudad Vieja.

 

Delante encontramos la super fotografiada estatua de Copernico. La Casa de Copernico, donde dicen que nació, es también un lugar que no pasamos por alto. No es seguro que el célebre astrónomo naciera en este edificio, pero merece la pena verlo.

 

Ciudad Vieja de Torun, ruta de los caballeros teutónicos, Polonia

Estatua de Copérnico

 

 

Al atardecer nos paseamos y disfrutamos de un bonito recorrido por la zona del muelle y las orillas del Vístula, donde pudimos apreciar mejor las puertas (Puerta del Claustro y puerta de Los Navegantes) y murallas de la ciudad.

 Torun, ruta de los caballeros teutónicos, Polonia

Paseo por los muelles de Torun.

 

Si viajais con niños, os dejamos la idea de un juego:

Buscar por toda la ciudad curiosas estatuas.

Sí, Torun es una ciudad repleta de pequeñas y curiosas estatuas, podemos encontrarlas en el lugar menos sospechado, al mirar hacia un tejado o sobre una tapia… Algunas muy llamativas y a pie de calle son el perro y paraguas, el burro (justo frente al ayuntamiento), las ranas de la fuente…todas doradas y muy llamativas, aunque si alzais la vista y buscais podreis encontrar muchas más y ya se sabe que quien más encuentra gana.

 

 Torun, ruta de los caballeros teutónicos, Polonia

Estatua del perro y el paráguas.

 

Pierogis rellenos de requesón y acompañados de mermelada de arándanos.

 

Para aparcar y pasar la noche nos instalamos en un parking que hay junto al Vístula a un paso del casco, ideal si se quiere, como en nuestro caso, pernoctar y visitar la ciudad.

Como veis ésta es una ruta llena de historia que nos lleva a las puertas de ciudades, quizá bastante desconocidas en términos turísticos. Pero a nosotros nos gusta seguir nuestro propio camino y que el viaje nos muestre.  Como veis, en esta ruta hemos situado unas cuantas ciudades de importancia para la Polonia de ayer y de hoy, hemos aprendido de historia, pero también hemos flirteado con la gastronomía del lugar….¿Continuamos con nuestro gran viaje,  Polonia fascinante?

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

2 respuestas a “RUTA DE LOS CABALLEROS TEUTÓNICOS (Polonia II)”

  1. iria dice:

    Cuanto más leo de Polonia más me atrae. Además esta ruta se aleja mucho de lo típico… ¡quiero ir!

    • Kaixo Iria! Polonia es fascinante y la verdad es que hemos sido muy afortunados de visitar no sólo sus lugares más turísticos, sino que además hemos podido disfrutar de los rincones menos conocidos de este gran país. Si este post te ha gustado no te pierdas los siguientes porque hablaremos de lugares tan bellos como poco conocidos. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesará...