NUESTRA RUTA DE PINTXOS POR GASTEIZ

NUESTRA RUTA DE PINTXOS POR GASTEIZ

 

La fama de los pintxos de Gasteiz es un secreto a voces, unas voces que nos han perseguido en las últimas visitas a la capital y que en esta hemos querido por fín escuchar. No podíamos seguir sin conocer el “Irlandés de Perretxikos”, “El cru-cru de foie” o la “Pintxuleta” .

¿Venis de pintxos?

Aunque hemos estado muchas veces esta es nuestra segunda visita oficial a Gasteiz como Furgo Bidaiak Familian, y si bien nos ha llevado hasta allí el interés por la actuación de Varekai, Le Cirque du Soleil, hemos aprovechado para conocer más en profundidad la ciudad y en especial su gastronomía. Pero no creáis que esto ha sido por casualidad, ¡ni pensar! Todos sabemos que “ir de pintxos” no es barato, por eso la elección de las tabernas y restaurantes ha sido fruto de una labor previa de investigación. Dicho de otro modo, no hemos ido al tun tun.

Además, tal selección la hemos llevado a cabo en base a un previo que, en nuestra humilde opinión, todo local de restauración que se dedique a servir pintxos debería cumplir. Se trata del hecho de ofertar pintxos calientes. Nosotros reivindicamos que los calientes deben prepararse y servirse al momento. Porque… ¿Quién quiere una croqueta que está frita a las once de la mañana, si son las seis de la tarde?

ERKIAGA

Es un modesto local, pero quizá ese sea su mayor atractivo, las veces que nos hemos pasado por allí las mesitas donde se sirven los menús, separadas de la barra de pintxos por un escueto pasillo, siempre estaban a rebosar. Hasta Erkiaga nos lleva la curiosidad por su pintxo “Silencio”, pero por desgracia durante los mediodías no se sirve, es por la tarde, después de haber pasado las ajetreadas horas de servir los menús cuando se puede degustar. Sin embargo, no sabemos si la casualidad o el destino han querido que fuéramos los primeros en probar el futuro pintxo “Guilda Erkiaga” . Sí, recién sacado a la barra el propio dueño nos explica el lanzamiento de esta pequeña delicatessen.

Este pintxo que se toma frío contiene una base de tosta de arroz con gelatina de vermout, (algo que vemos se está utilizando bastante últimamente en la confección de estos pequeños-grandes bocados) fresa natural, mahonesa de guindilla, puré de pimiento y huevas de anchoa. Su aspecto sofisticado y colorido nos hace pensar por un momento que no esta hecho para nuestro paladar, pero con el primer bocado los contrastes entre el picante de la guindilla, el dulce de la fresa y el amargo del pimiento lo convierten en una explosión de sabores. Lo cierto es que nos sorprende gratamente.

Pero no queríamos irnos sin probar alguno más de los de la barra y elegimos dos con gran acierto:<

Pintxo de brick relleno de chipirones en su tinta con crema de marisco y pintxo de muslitos de codorniz sobre salsa de manzana.

Pintxo de Brick relleno de chipirones en su tinta.

EL CLARETE

Es un restaurante con un ambiente sobrio que a la entrada tiene una pequeña barra con unas mesitas donde sirven algunos de los platos del restaurante en pintxo. Quizá por eso nos encontramos con pintxos muy elaborados y cuidados. Bajo recomendación, tomamos un arroz caldoso de marisco, servido en una mini cazuela muy coqueta, que además de alegarnos el paladar nos llenó el estómago.

Después tomamos un pintxo de yema de huevo confitada con patata, chorizo y pan. La yema de huevo queda oculta por una capa de virutas de patata y chorizo y se come literalmente a cucharadas. Nos pareció delicioso y después del arroz caldoso nos sentó muy bien.

TOLOÑO

Es un local moderno y amplio con una gran barra de pintxos. Pedimos el pintxo que veis en la imagen.

¿Qué os parece? Ahh!, que no es un pintxo que es un café …¡Un Café Irlandés!

Sí, El nombre del pintxo es “Irlandés de Perretxiko” (perretxiko en Euskara significa hongo o seta), precisamente porque lo sirven en un vaso y se parece mucho a un Café Irlandés en miniatura. Tenemos que esperar un poco porque lo preparan al momento.

Se toma templado contiene una base de huevo a baja temperatura que va en el fondo del vaso y la cobertura de una crema de hongos, el perretxiko. Se acompaña de una tosta, que siempre ayuda cuando hay huevo de por medio. Este pintxo tan cuco fue ganador de la “Semana del pintxo de Gasteiz” en 2008, y no nos extraña.

SABURDI

Es un bar estrecho y alargado con una barra de pintxos, como a nosotros nos gusta, impresionante. Nos apetece algo cliente y, mientras esperamos a que nos lo sirvan probamos un pintxo frío de la barra, “pintxo de pechuga de pollo relleno de manzana y foie”.

Después, llegan los calientes, un ravioli relleno de mejillón y langostino, y la “Pintxuleta”. ¿Qué? ¿No os lo creeis? Sí, existe y es genial. Una ración de 100g de chuleta (a nosotros nos pareció más)asada y acompañada de patatas fritas naturales y caseras.

El pintxo no es barato, 4’50€, pero os podemos decir que es como para dos, o sino para uno y salir comido. Nos pareció excelente y la próxima vez que volvamos a Gasteiz seguro que nos decidimos por otra “Pintxuleta”.

El Saburdi es un local que está siempre a tope de gente, y es que tienen el acierto de hacer promociones como por ejemplo 5 pintxos a elegir de la barra (pintxos fríos) y un vino de Rioja Alavesa especial a 9,50€. Incluso, si te quieres comer los pintxos en tu casa cómodamente también te los preparan, a partir de 30 unidades.

SAGARTOKI

Hemos venido más de una vez y siempre repetimos. Su cocina es genial y la barra de pintxos impresionante. Tomamos el clásico de este bar-asador-restaurante: el “Huevo frito”

Se trata de un pequeño saquito de patata frita y bacon que contiene en su interior una yema de huevo. Evidentemente es un pintxo para tomar de bocado, si os arriesgáis por curiosidad a morderlo acabareis manchados.

¿Cómo conseguirán meter la yema dentro? No tenemos ni idea de cómo lo hacen, pero nos encanta.

Después,  decidimos probar algo más. Elegimos otro conocido del Sagartoki el “Cru cru de froie gras”.

Es un pintxo frío con aspecto de helado de cucurucho, ¡Quién lo iba a imaginar! La espuma de foie recubierta de pepitas de frambuesa es una maravilla donde de nuevo se buscan los contrastes.

Pintxo de témpura de bacalao.

Sabemos que otro clásico del Sagartoki es la tortilla, pero no tenemos ganas y terminamos con un “pintxo de témpura de bacalao” que consta de un taco de bacalao acompañado de cebolla pochada, pimiento y huevas de salmón.

Pero sin no sois amantes de los pintxos muy elaborados y os apetece tomar unos clásicos, la tortilla y las bravas del Sagartoki, son simplemente exquisitas.

Patatas bravas Sagartoki

CAFÉ, FRESA Y CHOCOLATE

Pero no, esto no se ha acabado, no al menos hasta que no tomemos un café. ¿No os parece? Ya os habréis fijado en el mapa que abre el post que la última parada pasa por “Fresa y chocolate” , una cafetería de cuento en la que todo el que entra repite sin remedio.

Es un local amplio, de esos en los que, en invierno,  uno se quedaría toda la tarde agarrado a una taza de chocolate  y saboreando unos cuantos melindres hechas a mano por los propietarios del local. Las tartas son una tentación que, a pesar de haber tomado tanto pintxo, no podemos resistir.

Depende de gustos, pero todas están riquísimas, y es que unas cuantas visitas a esta cafetería nos han hecho comprobar que elijas la que elijas, no defraudan.Nosotros os recomendamos la “Tarta de queso” y “Chocolatísima”, una tarta de chocolate negro increíble.

Pero realmente, ¿qué tiene Fresa y Chocolate” que no tengan otras cafeterías? Bueno la respuesta es múltiple, como era de esperar. Para empezar todos los productos que utilizan son ecológicos y frescos, el chocolate, la leche, el café…todo, incluso el azúcar.

Además, todos los productos son elaborados a mano, es decir que son artesanos y únicos. Sin olvidar, que si sois indecisos podréis contar con el consejo de la pareja que lo regenta, siempre tan acertados. Aquí, si vais en familia, podéis pasar una tarde de invierno inolvidable, y así fue este final para nosotros también, inolvidable.

INFORMACIÓN DE VIAJE:

Nuestra visita a Gasteiz: Los secretos de «La almendra»

Area de autocaravana en Gasteiz.

VITORIA-GASTEIZ : LOS SECRETOS DE LA ALMENDRA

Desde la Plaza de la Virgen Blanca, a través de la almendra-como se conoce al casco antiguo de la ciudad- y hasta la catedral Santa María, el recorrido está lleno de incógnitas: ¿A qué le llaman los gasteiztarras “El coño”? ¿Cuál es la historia de la Plaza del Machete?, ¿Para qué se utilizaba El Portalón? ¿Cuál es el misterio de las fachadas pintadas? ¿Por qué tiene la ciudad un nombre compuesto? Pero sobre todo… ¿Qué tendrá la catedral para fascinar a escritores de la talla de Ken Follet? A esas y algunas preguntas más daremos respuesta en la crónica, si también os intriga… ¡Quedaros con este post!

Para pasar el finde aparcamos en el area de caravanas del que dispone la ciudad:

Post sobre el área en furgovw:

http://www.furgovw.org/index.php?topic=147972.0

En areasac:

http://www.areasac.es/v_portal/apartados/apartado.asp?te=2666

Muy cerca del área de caravanas pasa el tranvía, parada Puerta de Foronda, y nos lleva hasta el centro, parada Parlamento.

Nada más bajar del tranvía nos encontramos con una curiosa escultura, de estas que hacen vacíos y cosas de estas… Estábamos justo a las puertas de la plaza de La Virgen Blanca.

Era la escultura de Agustín Ibarrola, el mismo que pintó los cubos de la memoria” en el puerto de Llanes o el Bosque de Oma cerca de Gernika (Bizkaia). Al ver la forma de la escultura dijimos ¡Ya está! ¡Este es el famoso coño!

«La Mirada» de Agustín Ibarrola.

El nombre real de la escultura es “La mirada” y sólo os diré que a nuestra cámara no se le ocurrió otra cosa que mirar a través de ella.

Andre Mari Zuriaren plaza- Plaza de la Virgen Blanca

La plaza de la Virgen Blanca del S. XVII tiene un gran encanto, llena de casas con discretos miradores blancos.

Eso sí, vimos algunas fotos de antes de su remodelación en 2009 y ahora es cemento puro. Los jardincillos verdes que antaño alegraban la plaza fueron extirpados como si de un tumor se tratara. ¿Pesaría tanto en el presupuesto de un ayuntamiento el mantenimiento de esos pequeños jardincillos? ¡Y es que en el 2012 fue nombrada Green Capital!

Foto tomada antes de ser remodelada.

Bueno, dejamos lo cítrico y nos centramos. Esta animada plaza es punto de encuentro de los gasteiztarras, llena de cafés, bares y restaurantes, con amplias terrazas.

A ella, todos los 4 de agosto sin faltar, desciende del campanario de la iglésia gótica de San Miguel el personaje Celedón, para dar el comienzo a las fiestas de La Virgen Blanca.

Pórtico de la iglesia San Miguel

Bovedas cruzadas en el interior de San Miguel.

Estatua de Zeledon, realizada por Angel Benito Gaztañaga, año 2005.

Nos entró un poco de hambre y es que enseguida nos pide el cuerpo… Y nos vamos a degustar unos pinchos al Sagartoki con un par de txakoli: vino blanco con denominación de orígen que se produce en las provincias de Gipuzkoa, Bizkaia y Araba.

Sagartoki taberna: pintxo de «huevo frito»

Degustamos su famoso pintxo de “huevo frito”, que como veis en la foto no se parece en nada. Es un saquito hecho de patata y relleno de yema de huevo. En el bar, que estaba a tope, se veían ir y venir estos pinchos más que cualquier otro.

Para más info: http://www.sagartoki.com/

A la hora de comer nos acercamos al restaurante Virgen Blanca, En la plaza del mismo nombre a los pies de la iglesia San Miguel. Unos menús bien cumplidos y preparados con mimo, pero con la pega de que no se podía tomar uno el café sentado en la mesa, ya que había tal cantidad de gente esperando que había que dejar la mesa libre cuanto antes.

Ensalada templada de ahumados del Virgen Blanca.

Nos toca el fin de semana más frío de todo el otoño, y enseguida nos damos cuenta de porqué llamamos cariñosamente los vascos a la capital Siberia-Gasteiz(gasteiztarras no os enfadeis). El viento nos penetra hasta por las plumas del anorak llegando, no sé cómo, hasta nuestros huesos… Nos retiramos por el frío y la lluvia para disfrutar en la furgo de una siesta, sesión de cine (en una tablet) y cena de furgo.

Al día siguiente aprovechamos desde por la mañana que no llueve y el viento ha calmado. Atravesamos los Arquillos y nos dirigimos directamente a la plaza del Machete o Aihotz plaza ¿Curioso el nombre, verdad?

Aihotz plaza-Plaza del machete.

En esta plaza antiguamente se realizaba el “mercado del ala” donde la actividad principal era la compra-venta de ganado, por eso su nombre más antiguo es el de “Idi plaza” o Plaza de los bueyes. Pero desde el S. XVIII recibe el nombre de “Plaza del Machete” Pues al parecer el procurador del pueblo juraba el cargo sobre un machete, y si no cumplía lo jurado el machete le cortaría la cabeza. Así ponía yo a algunos políticos de hoy en día! A jurar sobre un machete! Ya veríais como no habría tanta mangancia y cachondeo!

El machete se puede ver aún hoy, encerrado en uno de los muros de la plaza sobre la inscripción que informa del juramento.

Portalón, un edificio del S. XV construido con el fin de servir de almacén; Hasta 1950 su gran puerta- de ahí recibe el nombre- permanecía abierta para que los vendedores que entraban en la ciudad guardaban sus carros allí, y así evitar ser robados o que el género se perdiera.

Gran puerta del Portalón.

Hoy en día es un prestigioso restaurante que pertenece a la Caja Vital-Kutxa.

Fachada del Portalón, calle Correría.

Sin movernos del lugar vemos una casa que ya sin saber nada de ella nos intriga. Se trata de la casa-torre Hurtado de Anda.

Al igual que el Portalón fue construida en el S. XV y según nuestra información es uno de los edificios más antiguo que guarda la ciudad (Si algún gasteiztarra nos lee, que lo confirme)

Parte superior de la casa-torre.

Es un edificio de estilo gótico y de grandes medidas, con una construcción bien diferenciada tanto en materiales como en formas, entre la parte superior e inferior.

En 1981 se restauró, en 1984 recibió la distinción de Patrimonio cultural de Araba y hoy día es una propiedad privada.

Sin embargo, La Almendra-casco antiguo de la ciudad- no quiere quedarse varada en el tiempo y en la Plaza de la Burbuilería podemos ver uno de tantas fachadas pintadas que hay repartidas por la ciudad. La verdad es que nos pareció algo hecho con gusto, que alegraba la vista y vestía esos muros que pueden quedar un tanto huérfanos en las ciudades.

¡Pero no creáis que aquí se pone a pintar cualquiera! Hay que tener “Licencia para pintar”. Amantes del arte – artistas, alumnos de arte, vecinos- forman las brigadas de la brocha que de una manera organizada pintan los murales.

El mural que veis en la foto se llama “Al hilo del tiempo” Si os interesa saber más en este enlace encontrareis mucha info:

http://www.muralismopublico.com/p/es/murales/vitoria-gasteiz.php

Además realizan visitas guiadas por 5€ así que si os gusta el arte, este es otro modo de disfrutar de él.

Por fin nos acercamos al ojo del huracán: la catedral Santa María.

La catedral y sus andamios.

Primero, nos asomamos a su trastero, como veis nuestra cámara indiscreta metió el objetivo por una rendija y descubrió a donde iban a parar todos los tratos durante las reformas.

Parte porterior y «trastero de la catedral.

La catedral Santa María o también catedral vieja  fue construida en el S. XIV sobre un antiguo templo ya existente en la Almendra, un castillo-iglesia (1181).

Cimientos de la catedral.

Siempre ha tenido problemas en su estructura, ya que según explicó la guía se construyó mal desde el principio. Es peculiar entre las suyas puesto que, mientras cualquier catedral permanece cerrada al público por trabajos, esta reza bajo la frase “Abierto por obras”, y además, se  muestra a todo aquel que la visita desde los cimientos hasta la torre, tal como es.

Altar de la catedral.

Bóveda de la catedral.

Estrechos pasillos que discurren hacia la torre.

Vistassobre la plaza Burbuilleria. Observamos la estatua dedicada a Ken Follet.

Triforio de la catedral.

Paseo por el triforio.

Asimetrias en los arcos apuntados y apaños a base de barras de acero.

Espectaculares lámparas.

Para más info: http://www.catedralvitoria.com/index.php

Regresamos hacia el punto de partida, la plaza de la Virgen Blanca, no sin observar más de un rincón con encanto que guarda la ciudad.

Mural pintado y torre de Doña Otxanda al fondo, actual museo de Ciencias.

 

Regresamos satisfechos con la visita a la catedral y nos fijamos en el monumento verde que simboliza el título de “Green Capital”recibido en 2012. ¿Por qué tiene esta ciudad dos nombres?

Gehitu epigrafea

El primero y más antiguo es Gasteiz, es el que designaba al antiguo poblado que conformaba la actual Almendra. El nombre de Vitoria lo recibió de manos del rey navarro Sancho el VI(novum nomen imposui scilicet Victoria quae antea vocabatur Gasteiz..); A la que impuse el nuevo nombre de Vitoria que antes se llamaba Gasteiz. Así que da recogido en los documentos.
Bueno ante esto solo nos queda decir que como ya sabréis el nombre oficial es compuesto y eso lo deciden los ayuntamientos. Poco práctico en este caso.

Con todos los misterios resueltos, o eso creemos, regresamos a casa pensando en Green … Quizá en primavera hagamos otra incursión en la capital alavesa para admirar sus hermosos parques, quizá en bici…Ya veremos.

error: Edukia babestua!! Contenido protegido!!