9/11/2018

EL GIGANTE DE ALTZO, LEYENDA DE CARNE Y HUESO

Miguel joaquin Eleizegi  fue un personaje real  que nació y vivió a mediados del siglo XIX en Altzo, Gipuzkoa.  Se hizo conocido por el descomunal tamaño que alcanzó. Con el tiempo, pasó a formar parte de la historia y cuentos populares como Altzoko HandiaEl Gigante de Altzo-  . Para conocer mejor  a este increíble personaje, que a pesar de parecer sacado de alguno de los cuentos de Perrault fue una persona de carne y hueso,  se ha creado un  Centro de Interpretación y un recorrido por los lugares de Altzo que aun guardan y nos cuentan parte de su dramática historia. ¿Quieres conocerlo?

Recorridos para visitar los lugares historicos relacionados con Altzoko Handia : El tramo de color rojo nos indica el recorrido largo y el tramo color amarillo nos indica el recorrido breve.

El gigante de Altzo

 

El paseo parte de la plaza del pueblo. En el restaurante Segoretxe podéis coger los folletos que os guiarán por el camino. La primera parada nos lleva hasta el caserío natal de Miguel Joaquin, Ipintza baserria. Allí podemos ver una talla en piedra del personaje realizada por Juanito Lopez en 1968 y una abarca de tamaño original. Si elegis el camino largo (rojo), como fue nuestro caso, subiréis y bajaréis por los bosques de Altzo Azpi,  parte baja del pueblo.

 

Altzo Azpi, el gigante de Altzo

Altzo Azpi

Allí encontrareis la iglesia de San Salvador en cuyas paredes de piedra veréis con gran asombro las muescas  cinceladas por el cura para tomar las medidas del Gigante de Altzo. Más adelante,  se encuentra el molino y desde ahí una pronunciada pendiente os conducirá cuesta arriba  hasta la ermita Santa Bárbara.  Junto a ella  se encuentra otra talla de piedra en tamaño natural.  No olvidéis poneros junto al gigante, sacaros una foto y reiros de lo minúsculos que os veis. desde ahí regresamos hasta la plaza. Después del paseo, es buen momento para tomar un caldo en Segoretxe.

 

Paseando por la senda de Altzoko Handia

Un caldito nunca viene mal.

¿Quién fue el Gigante de Altzo?

Miguel Joaquín  Eleizegi nació en 1818 en el caserío Ipintza de Altzo Azpi, un barrio de Altzo. Fue el cuarto de nueve hermanos, todos ellos de medidas físicas corrientes. Pero tras cumplir 20 años Miguel  creció desmesuradamente en poco tiempo  y  esto le causó  mucha vergüenza y rechazo. Dicen que era un hombre delgado y bien proporcionado, aunque su tamaño le hacia avergonzarse. Un buen hombre, humilde y trabajador al que le  gustaba el tute y de vez en cuando jugar a escondidas a la lotería.

Ipintza, el caserío natal de Miel Joakin Eleizegi

 

Miguel Joaquin Eleizegi crecía y crecía a causa de la enfermedad que desarrolló: acromegalia (gigantismo). Cada vez que regresaba de algún viaje estaba más grande, por eso  el rector de la iglesia San Salvador junto con algunos de sus amigos medían y marcaban con cinceles  la altura y la anchura del gigante en la pared de la iglesia, donde hoy día pueden verse aún.

 

El gigante de Altzo

Placa colocada en la Iglesia San Salvador donde se explican las marcas.

 

Es increíble comprobar el tamaño de algunos de los objetos que Miguel Joaquín, El gigante de Altzo, utilizaba: una silla de 64 cm, guantes de 33cm, abarcas del número 63… Fue sin duda el hombre más grande de Europa en su época,  por eso muchos de estos objetos se pueden ver en el Museo de San Telmo, en Donostia.

Altzoko Handia

Marko calza un 46 y junto a su pie está la abarca de Handia, ¿os hacéis la idea, ¿verdad?

 

Sin embargo,  hubo quien supo ver en él un filón, como el norteamericano Phileas Taylor Barnum ,  que consciente de  la admiración que causaba en sus idas y venidas a Tolosa quiso aprovechar sus cualidades para mostrarlo como una rareza ante el mundo. Así  con 29 años,  firmó un contrato que le llevó a viajar y mostrarse ante los reyes de media  Europa como “Euskal Erraldoia” – El Gigante Vasco-, tal como recogen algunos grabados de la época .  Además, en estas exhibiciones a menudo era disfrazado para causar,  si cabe,  más asombro. Unas veces se vistió de general de la armada española, otras de turco…

 

Altzoko Handia

Notas de prensa de la época

 

Altzoko Handia, nuestro gigante, fue una persona atormentada por sentirse incomprendido en este ir y venir de viajes y exhibiciones ante ojos indiscretos.   Continuó creciendo hasta su muerte  con 43 años de edad y alcanzó una medida de 2’42m .

 

El Gigante de Altzo

Marko, 43 años y 1’93m; Eneko, 7años y 1’53cm; Mikel Joakin 42 años y 2’42m

 

Murió en 1861 afectado de tuberculosis  de pulmón en su pueblo natal. Pero no termina ahí su historia, porque cuentan en el pueblo que llegaron unos etnólogos para llevarse sus huesos, pero la familia se negó. La cuestión es que al poco tiempo los huesos desaparecieron , robados según cuentan… ¿Dónde estarán? Hay quien sospecha que quizá en un laboratorio de Londres esperando descifrar el misterio de Altzoko Handia.

 

Sea como fuere,  la historia del Gigante de Altzo, lejos de perderse en el olvido, ha tomado fuerza en los últimos años tras la realización del genial film “Handia”, película dirigida por Jon Garaño y Aitor arregi en 2017 y ganadora de los Premios Goya  y Premios Feroz de la edición 2018.

 

 

¿Conoces alguna historia parecida? Escríbenos y cuéntanosla… Que no caiga en el olvido.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

2 respuestas a “EL GIGANTE DE ALTZO, LEYENDA DE CARNE Y HUESO”

  1. La verdad que no he tenido ocasión aún de ver la película, pero me habéis tenido pegada al ordenador descubriendo la historia de este personaje!
    Un buen plan para un fin de semana! Nos lo apuntamos, Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesará...