9/04/2015

UN, DEUX, TROIS…LYON!

Se tiene o no se tiene, y realmente, hay que decir que Lyon tiene de todo para gustar. Es la capital de la región Rhône – Alpe , Patrimonio de la Humanidad desde 1998 exhibiendo en su
casco antiguo el mayor conjunto renacentista de Europa. También es capital gastronómica de Francia, llena de restaurantes gourmet y encantadores Bouchon, restaurantes típicos donde se pueden probar las especialidades de la ciudad. Pasearse por sus calles llenas de vida es un placer…Pero hay más, aquí nacieron los hermanos Lumière, precursores del cine, y Antoine de Saint Exupèry, ¿quién no ha leído El Principito? La suma de todo esto hace de Lyon una ciudad más que atractiva para visitar…¿Por dónde empezamos?

1.-LA COLINA FOURVIÈRE: EL LUGAR DONDE NACIÓ LYON

Esta colina fue conocida en la Edad Media como la colina de las plegarias.  Allí arriba no hay que perderse, por una parte, las preciosas vistas de la ciudad. Hay un magnífico mirador desde donde se puede observar Le Viex Lyon a nuestros pies y cómo el curso del río Saone se une al Rhône formando la Presqu´île, una península urbanizada que parece una isla, de ahí el nombre -casi isla-.Por otra parte, junto al mirador está la Basílica Notre Dame.

La basílica y su Torre Observatorio con 360º de vistas sobre Lyon.

Es una imponente basílica del siglo XIX. La historia cuenta que antes de la basílica existió una pequeña ermita donde acudieron los lioneses en plena guerra contra Prusia a rogar a la virgen que los protegiera. Las mujeres lionesas prometieron construir una gran iglesia si el pueblo era protegido de la invasión. Así fue y así se construyó.

Vista de la galería central de la basílica de 19m de altura.

Tanto la basílica como el mirador se alzan sobre el emplazamiento de Lugdunum (Siglo I a.C) Aquí fundaron los romanos el primer asentamiento de la ciudad que llegó a ser la capital de la Galia romana. Por ello, aún quedan en la ladera de la colina restos de teatros, foros y templos.

Escalinata hacia Le Vieux Lyon.

 

2.- LE VIEUX LYON

Es el barrio más medieval y renacentista de Europa, después de Venecia. Está dividido en tres zonas que toman su nombre de las iglesias: Saint Georges, Saint Paul y Saint Jean.Comenzamos nuestro paseo por Saint Jean, donde nos maravilla el ambiente de terrazas que se respira desde por la mañana.

Calle Saint Jean.

Comer en un bouchon liones es algo que no debemos dejar pasar a la hora del mediodía.

Después, un café y una copa en la coqueta Place de la Baleine, quizá en el bar Florian.

Place de la Baleine.

Pero no abandonamos la zona sin echar un vistazo a la Plaza y la iglesia Saint Jean. Fue construida entre los siglos XII y XV y engloba los estilos románico y gótico, pero su mayor atractivo es el reloj astronómico, que nosotros no pudimos ver.

Eglise Saint Jean.

En la zona de Saint Paul destaca la Rue de Juiverie– calle de la judería-que toma el nombre de la zona que ocupaban los judios en la Edad Media.Está jalonada de fachadas decoradas con elegantes blasones realizados para un concurso de la villa.

Rue de la Juiverie.

Nuestros pasos nos conducen por esta zona hasta un lugar que no se nos escapa al ojo, las coloridas casas de la Place de la Basoche, que albergan el museo de la miniatura y el cine.

 

Musée des miniatures et decors du cinéma.

La zona de Saint Georges es la que queda más al sur, la encontramos más muerta que el resto,puesto que abundan las galerias de arte y pequeñas tiendas de artesanía que ya han cerrado. Nos encanta la Place de la Trinité y le Café du Soleil.

LOS TRABOULES, UN SECRETO A VOCES EN EL VIEJO LYON.

Pero no os lo hemos contado todo, entre paseo y paseo hemos visitado los más bellos traboules del viejo Lyon.Pero, ¿qué es un traboule? La palabra procede del latín “trans”, es decir, “pasar a través de”, en español “atravesar” y en francés “traverser”.en definitiva, son pasadizos construídos por debajos de las casas con el fin de unir las calles anterior y posterior facilitando un paso sin necesidad de dar rodeos.¿Pero por qué? Parece que hacia el siglo IV, cuando los habitantes de Lyon bajaron de Fourviére para asentarse más cerca del río, en las orillas del Saona, comenzaba ya a desarrollarse el comercio que existía gracias a los barcos que traían las mercancías por el río. Fue entonces cuando los lioneses idearon este tipo de pasos que les facilitaba la comunicación con el muelle y mover las mercancías sin tanto esfuerzo.

Más tarde, en la Edad Media se conservó la costumbre de construir pasadizos por debajo de los edificios para unir edificios y pasar de una calle a otra.

Nosotros realizamos una ruta propia de visita a los traboules, puesto que hay decenas y todos aparecen marcados y numerados en el mapa de turismo de la ciudad, nosotros hemos elegido de entre los que visitamos (necesitaríamos días para visitarlos todos) algunos de los más interesates:

En la zona de Saint Jean: (Rue de Saint Jean) los traboules nº 27,28 y 34, pero sobre todo no hay que perderse La Maison du Chamarier, en el nº37 de esta mísma calle.

Esta es una de las pocas casas de dignatarios eclesiásticos que aún se conservan con sus piezas más importantes. Está clasificado como Monumento Histórico, y es que este edificio del siglo XV guarda en la decoración de su patio interior la muestra de la transición del estilo gótico al renacentista.Si os ha sabido a poco, daros una vuelta por la Rue Trois Maries hay unos cuantos interesantes.

Y aunque la estrella indiscutible de los traboule es la  de la Torre Rosa, que es el traboule más conocido y apreciado de Lyon, en la zona Saint Paul hay otro muy interesante en la Rue de Juivèrie nº8, es la Maison Builloud.

Patio interior de la Maison Builloud.

En este edificio se puede contemplar al final del traboul uno de los patios más bellos de Lyon, y la “Gallerie sur Trompes”. Es una galería abiertea, decorada a la antigua, conteniendo en su interior pinturas e inscripciones.Fue realizado en 1536 por Philibert de L’Orme, un joven liones de 26 años que llegó a ser arquitecto del rey.

3.- LA PRÊSQU´ÎLE

Place Bellecour

En esta zona entre ríos los edificios nos muestran el pasado burgués de la ciudad. La gran plaza Bellecour es el corazón de la Prêsqu’île y además el espacio peatonal más grande de Europa. Pasearse y tomar un café en alguna de sus terrazas es una manera de irse haciendo un poco más lionés

4.- CROIX ROUSSE

Place des Terraux

En la parte más baja de la colina se concentran la mayor parte de los puntos de interés de esta zona: La place des Terraux, el ayuntamiento y la opera iluminados por la noche son todo un  espectáculo.

5. LYON CON NIÑOS: PARC DE LA TÊTE D’OR

Invernaderos de Parc de la Tête D’or.

Los que viajamos con niños agradecemos que las ciudades dispongan de espacios lúdicos y de descanso para los más pequeños. Y sí, Lyon cuenta con uno de los parques urbanos más grandes de Europa, el Parc de la Tête D’or, que a nosotros, después de tanto monumento y tanto traboule, se nos presentó como un oasis en el desierto. Si quereis saber qué maravillas guarda este parque os lo contamos AQUÍ.

INFORMACIÓN DE VIAJE:
Nosotros nos instalamos en el Camping Indigo Internacional de Lyon. Seguramente no es el mejor, pero es el más cercano a la ciudad y tiene buen enlace de transportes.

GPS: 45°49’12.2″N   4°45’39.1″E

Después de instalarnos en el camping  Índigo Internacional de Lyon tomamos el bus nº89, con parada a 50m del camping, seguidamente el metro, que nos llevará hasta el Vieux Lyon, y sin salir del metro accedemos al funicular con el que llegamos hasta la colina Fourvère.INFORMACIÓN TURÍSTICA:
http://www.es.lyon-france.com/

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesará...