5/05/2017

LA MEDINA DE FEZ : UN AUTÉNTICO LABERINTO

La medina de Fez es un auténtico laberinto… ¿Cómo la vamos a visitar? Cuatro familias en ruta por Marruecos  decidimos contratar un guía y recorrer algunos de  los rincones más bellos de la ciudad. Primero un pie, luego el otro y ya estamos dentro del laberinto. ¿Vienes?

Después de la experiencia que tuvimos en Marrakech teníamos muy claro que los vehículos se quedaban en el camping donde nos habíamos instalado-camping Le Diamant Vert – . Tras arduas negociaciones conseguimos un mini-bus y un guía para visitar Fez. ¿Porqué contratar un guía? Fez es una ciudad de 1200 años y su medina, la zona más antigua, alberga más de 300 barrios y 9000 laberínticas callejuelas, ademas de tener callejones sin salida y zocos por doquier. Si a todo esto le sumamos que dentro encontraremos una razón por cada sentido para distraernos (colores, olores, sabores, sonidos y texturas) tenemos el combinado perfecto para acabar pidiendo auxilio.

calle de Fez Marruecos

Una de tantas “calles” de Fez

Nuestra primera parada en Fez nos lleva hasta las inmediaciones del barrio judío. Allí visitamos las murallas y el Palacio Real que cuenta con siete espléndidas puertas que representan los días de la semana. Están hechas de madera de cedro y recubiertas de bronce y, según nos contó el guía, se limpian frotando con limón.

 

Palacio Real de Fez Marruecos

Puerta del Palacio Real

Pronto entramos en la medina donde visitamos (20dirhams) la madraza Acharatine o Cherratine. No está muy bien conservada y, por lo que hemos leído,  destaca por tener un tipo de decoración sobria frente a las otras dos grandes madrazas de Fez, (Attarine y Bou Inania). Parece que en esto nos dieron gato por liebre…¡Qué le vamos a hacer!  En esta escuela recorremos el patio y algunas de las 200 habitaciones que albergaban a los estudiantes en los tres pisos superiores.

 

madraza Acharatine Fez Marruecos

Madraza Acharatine

Enseguida nos vemos caminando entre angostas calles para internarnos en los zocos. Allí atravesamos la calle donde se tiñe la ropa sorteando un riachuelo que corre de color oscuro. Después las cordonerías, la calle de los zapateros con cientos de zapatos colgando aquí y allá; puestos de pasteles llenos de abejas, montones de moreras, dátiles de Zagora y ciruelas-pasas… ¡Un verdadero festival de los sentidos!

Medina de Fez

 

Después de callejear bastante, llegamos a la visita más esperada: la curtiduría.

Nada más entrar nos dieron una ramita de menta que al principio tomamos a chufla, pero que pronto llevamos agarrada con ganas. Según de dónde soplaba el viento nos venía un hedor que aliviábamos restregándonos la plantita por las narices. Allí pudimos observar las grandes cubas, donde primero, curten la piel a base de cal y excrementos de palomas y después las sumergen en grandes cantidades de tintes naturales de diferentes colores. Tardan unos dos meses en tratar las pieles que luego pasan a manos de los vendedores. Esta es una de las imágenes más conocidas de la ciudad y una visita que nadie debería perderse.

 

curtiduría medina de Fez Marruecos

 

Se nos hace la hora de comer y el guía nos lleva muy acertadamente a Le Patio Bleue.    Aquí comienza el teatrillo… Segun nos acercábamos el guía suelta “sólo cuesta 120 dirhams” Ohhh! (Retuerzo los ojos y pongo caritas para expresar mi sorpresa).  Casi sin mirar responde: ” Bueno no es obligatorio comer” “Tiene muy buenas vistas”. Ja! Eran casi las 15h ¡Cómo no íbamos a comer! Me pareció una pequeña trampa en un primer momento, pero tras negociar (en Marruecos todo se negocia) el precio fue de  90dirhams /adultos  (9€) y niños gratis. Finalmente, no nos arrepentimos de haber entrado allí, un riad  precioso (típica casa marroquí de dos pisos con un patio central donde generalmente hay una fuente o algun elemento relacionado con el agua),  donde disfrutamos de una  auténtica difa -banquete- que comienza con todos estos pequeños platos. Absolutamente recomendable 🙂

 

difa Le Patio Bleue Fez Marruecos

 

Después de la opípara comida visitamos el mausoleo de Mulay Idrís, una especie de santuario dedicado a este antiguo rey de Marruecos que además es patrón de la ciudad. Este es un lugar sagrado y los no musulmanes tienen prohibida la entrada, así que le echamos un ojo desde la puerta y lanzamos las fotos al aire.

Mausoleo de Mulay Idrís Fez Marruecos

 

Seguidamente visitamos la mezquita Al Karaouine (S. IX), una de las mayores obras arquitectónicas de Fez conocida por albergar la universidad más antigua del mundo. Al Karaouine llegó a tener en su biblioteca más de 320.000 obras y manuscritos, convirtiéndose así en el la capital de la ciencia del Magreb. Es una pena que en esta mezquita, universidad y biblioteca los no musulmanes nos quedemos, como ya va siendo costumbre, en la puerta.

 

Mezquita Al Karaouine Fez Marruecos

Fieles lavándose pies y manos.

Para terminar visitamos un telar y tienda donde nos explican el proceso de fabricación; atravesamos un par de tiendas de alfombras para visitar la terraza del edifiico y obtener preciosas vistas de la ciudad; sus tejadillos, las mezquitas y sus parabólicas…Y finalmente, visitamos una auténtica botica al más puro estilo marroquí, llena de frascos de hierbas.

Medina de Fez telares

 

La verdad es que Fez es una auténtica colmena y no la hubiéramos podido apreciar sin la ayuda de un guía. Si tenéis pensado visitarla os recomendamos contratar uno… Deberemos dirigirnos siempre a personas con acreditación de guía, generalmente llevan una tarjeta identificativa colgada.  Durante años fue la manera más fácil de estafar al turista-cobrar y dejar tirado al viajero dentro de la medina-Esta actividad está hoy día muy vigilada por las autoridades y si descubren a un local sin autorización realizando la labor de guía acabará pasando unos días en el calabozo. ¡No nos lo queremos imaginar!

A modo orientativo, a nosotros nos costó 1000 dirhams (100€)la visita guiada y el transporte desde el camping a la ciudad para 14 personas. Es cierto que nos llevó bastante deprisa por las callejuelas, que nos metió en varias tiendas donde seguramente recibe comisión por todo aquello que compremos y que tampoco es que fuera la mar de enrollado el hombre…Pero pudimos visitar algunos de los rincones más bellos de la ciudad una cuadrilla de 14 perosonas(niños incluidos) sin perdernos.

¿Teneis alguna experiencia en Fez? Si habeis corrido alguna aventurilla por allí,  estamos deseando leerla. ¡Animaos y escribid!

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

4 respuestas a “LA MEDINA DE FEZ : UN AUTÉNTICO LABERINTO”

  1. Loli dice:

    Ay… Qué recuerdos! La verdad es que Fez es espectacular en todos los sentidos.

    Me encanta Fez!

  2. Rápido si qué nos llevó la verdad, pero fez nos pareció una autentica maravilla.

    Y probablemente la mejor comida por todo lo que pudimos probar la disfrutamos aquí sin ninguna duda.

    Ay, que ya lo echamos de menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesará...