24/08/2015

LA GRAN RUTA SUIZA… A NUESTRA MANERA

Si alguien pretende encontrar en esta crónica ascensiones a cuatromiles y relatos de deportes de aventura con emociones fuertes podeis dejar de leer.Este es un viaje en familia que nace y se forja siendo un reto tras la perdida de alguien tan cercano y amado como lo es una madre. Durante el camino hemos tenido días( y noches) para aclarar la mente y calmar el espíritu. Suiza, con sus bellos paisajes naturales y la escasez de turismo ha actuado como un bàlsamo que no cura pero suaviza. Al regresar sabemos que ese vacio seguirá ahí, que hay que aprender a vivir con él y seguir nuestro camino. Seguir viviendo, seguir viajando. ¿Verdad, ama?

RUTA DEL VIAJE

28 de julio: EN RUTA

Salimos de casa por la tarde y conducimos durante unas tres horas. Paramos a pernoctar en Neuvic sur L´isle, un pueblo próximo a Perigueux, en una explanada delante del camping.

29 de julio: EL ROMANTICISMO DEL LAGO LEMAN

Por la mañana cruzamos la Dordogne, Limousin, L’Auvergne y finalmente Le Rhône Alpe sin parar de llover. Comemos cerca de Lyon, ciudad que pudimos conocer a fondo durante la Semana Santa de este año 2015. Antes de llegar a Suiza llenamos el tanque de gasoil en un supermercado Intermarché, cosa importante, ya que el combustible en general está mucho más caro que en Francia. En los mismos puestos fronterizos compramos la viñeta de autopista, 40€ aproximados de costo, obligatoria y válida para el año. No nos piden la “Carta verde” del vehículo. Tomamos la autopista que discurre entre Ginebra y Lausana, pero pronto la abandonamos para tomar carreteras secundarias que bordean el lago y poder disfrutar del paisaje.

Descansamos y sacamos nuestras primeras fotos junto al lago Leman.

Continuamos hasta Montreux y llegamos a la hora de cenar al parking para autocaravanas.

Esta situado al lado del lago, pegado a una playa. Dispone de servicio de llenado y vaciado pero la pernocta, para nuestra sorpresa, está prohibida. Aun así al igual que otro par de autocaravanas nos instalamos y pasamos la noche. Durante el día se paga 1CHF/h de 7h a 19h.

Playa junto al area de autocaravana en Montreux

Coordenadas: (Rue du Torrent)

N46º 26’ 23.63”
E6º 53’ 23.92”

30 de julio: ENTRE CASTILLOS Y VIÑEDOS

Por la mañana temprano visitamos el Castillo Chillon –Château de Chillon– considerado el castillo más bello del lago.

Llegamos en buen momento, antes de la llegada de las hordas de japoneses que todo lo invaden sin piedad.

Este castillo fortaleza del siglo XII, fue edificado sobre un islote rocoso que hacía las veces de protección natural y emplazamiento estratégico para controlar el paso entre el norte y el sur de Europa. Se hizo conocido en 1816 cuando Lord Byron escribió El prisionero de Chillon, un poema sobre François Bonivard, encerrado en el calabozo por sus ideas independentistas.

La visita se hace amena, lo primero que visitamos son las mazmorras donde permaneció Bonivard  y a continuación, aunque visitamos todo el recinto, lo que más nos gustó fueron los frescos medievales de La Chapelle Saint Georges y la Gran Sala Magna.

Chapelle Saint Georges

Vista de las hermosas columnas negras de la Sala Magna.

Hacia el mediodía recorremos parte del Chemin Fleuri- camino florido- que comienza justo desde donde dejamos aparcada la furgo, en La rue du Torrent, y bordea el lago adornado de plantas y flores y regado de estatuas  homenajeando a músicos, filósofos y escritores, haciendo de él un agradable e imprescindible paseo.

“Chemin Fleuri”

Vista de Montreux desde el “camino florido”

Hotel Fairmont Montreux Palas, imposible pasar desapercibido.

Escultura en honor a Adolphe Sax, el inventor del saxofón.

Después de pararnos en varios parques a jugar…llegamos al  centro de Montreux donde es inevitable sacar una foto a la estatua de Freddie Mercury, quien tenía, según dicen las largas lenguas, un apartamento donde pasaba el rato con sus amantes.

Estatua de Freddie Mercury

Por la tarde nos damos un baño en la playa de delante del Ac, “En el lago Leman nada más y nada menos”, pensamos.Es agradable disfrutar de los vijes haciendo planes juntos, y en Suiza hay muchos planes para hacer en familia.

Al atardecer realizamos en furgoneta una breve ruta por la carretera para admirar los viñedos de Lavaux desparramándose sobre el lago. Fueron declarados Patrimonio de la Humanidad y no sin razón.

 

Nos desplazamos hasta el lago de Gruyéres para pernoctar.Es un lugar salvaje, gratuito pero sin servicios donde, según nuestra información, está tolerada la pernocta 1 o 2 noches. No hay señales de prohibición.

Parking a orillas del lago de Gruyères

Coordenadas: (Route du lac/ Morlon)

N46º 37’ 36.48”

E 7º  5’  39.69”

31 de julio: DÍA DE CHOCOLATE Y QUESO

Hacia las 10h de la mañana, justo cuando comienzan las visitas, ya estamos en el aparcamiento de la fábrica Cailler situada en Broc, un pueblo cercano a Gruyères. Cailler es uno de los chocolateros más antiguos e importantes de Suiza, hoy día asociado, como no, con la multinacional Nestlè.

Exterior de la fábrica Cailler

La visita sorprende a mayores y niños. Si pensáis encontrar la típica visita rollo de cadena productiva paso a paso os vais a caer de espaldas. Nada más alejado, destaca por ser una exposición amena, divertida e interactiva.

Colgantes decorativos en el vestíbulo.

Un recorrido por ocho cámaras nos relata la historia del chocolate a través de los tiempos, desde sus orígenes en la cultura Maya hasta nuestros días. A continuación en una sala multisensorial están expuestos los productos con los que se fabrica el chocolate (granos de cacao, azúcar, vainilla, avellanas, manteca de cacao…)se pueden tocar y oler.

Con las manos en los granos de cacao.

Tras pasar el tramo donde se puede ver la maquinaria funcionando y fabricando los famosos Bâtons, para nosotros la parte más típica y también más aburrida, se llega a la parte final: La degustación. Un gran mostrador con al menos 12 variedades de Chocolates y bombones Cailler se podían degustar de las bandejas. Bueno solo decir que nuestro hijo se puso morado, y nosotros … pues también.

Fabricación de los famosos Bâtons

¿Desgustación o atracón?

Y que no se nos olvide, la fábrica tiene una surtida tienda justo a la salida.

Estantería de la tienda de Cailler

Comemos y descansamos en un agradable merendero junto a un río, cerca de la fábrica, el camino es estrecho pero breve, pero no hay que pagar y es tranquilo.

 

Coordenadas:

N46º 36’ 51.3”

E7º  5’  44.0”

Por la tarde visitamos Gruyéres, sí como el nombre del queso pero con ese. Aparcamos en un parking al pie de la colina. Es gratuito pero no se puede pernoctar.

Coordenadas: (Chemin de Cossettes 19, Pringy)

N46º 34’ 41.8”

E7º  4’  17.8”

Exterior de las murallas de Gruyères

Desde el aparcamiento subimos por una empinada cuesta e inmediatamente llegamos hasta la puerta de la ciudad decorada con una hermosa grulla “Gru” perteneciente al escudo de armas medieval de los condes de Gruyères y a la que debe su nombre el pueblo.

Puerta de acceso a la ciudad

Fresco representando la grulla.

Atravesamos el arco y entramos directamente en la preciosa plaza del pueblo flaqueada de casas de los siglos XV-XVII, con vigas de madera, decoradas con frescos y adornadas con hermosas flores colgantes que albergan hoteles, restaurantes… En el centro de la adoquinada plaza la fuente, como debe ser.

Ascendemos colina arriba hacia el castillo y nos topamos con el Chalet de Gruyères, un restaurante que ocupa un edificio muy pintoresco.

Llegamos en breve al Museum HR Giger, un museo dedicado al pintor, escultor y diseñador de interiores subrealista que ganó un oscar con el film “Alien”.

Escultura de hierro inspirado en  Alien.

Nosotros no entramos, donde sí que nos animamos es a entrar al bar que hay enfrente Bar HR Giger, ambientado en la película de Alien.

Después del descanso y una veintena de fotos continuamos hasta el castillo del cual visitamos los exteriores dando un breve pero precioso paseo por su camino de ronda desde donde se obtienen preciosas vistas de los montes pero también del valle que domina el pueblo.

Para terminar la jornada nos vamos a dar un capricho, uno en letras mayúsculas.
Nos vamos a degustar una FONDUE. Nos guiamos por las recomendaciones de la guia Lonely Planet y tras recorrer 25km llegamos a Châtel-St-Denis donde se encuentra el Café Tivoli.

Fachada del café-restaurante Tivoli

Pedimos una fondue “Moitié-moitié” Es decir mitad queso Gruyère, mitad queso Vacherin- un tipo de queso típico de la zona de Friburgo.

Después de cenar conducimos unos km para llegar hasta Berna- Bern, nuestra siguiente etapa. Pernoctamos en un aparcamiento a las afueras de la ciudad muy próximo al zoo (Tiergarten). Es un lugar tranquilo. Se paga de 7h a 19h

Coordenadas: (Thormannstrasse 67)

N 46º 56’ 15.0”

E7º 27’ 2.88”

1 de agosto: BERN, LA CIUDAD DE LOS OSOS

Bär en alemán significa oso, es el símbolo de la ciudad y además lo que le da nombre. Cuenta la historia que el duque Vertoldo V de Zähringen no sabía que nombre poner a la ciudad, así que decidió que se le pondría el del primer animal que se cazara. No os cuento el resto,¿verdad?

Hoy es el día de la patria suiza y encima estamos en su capital, ¿Os lo podéis imaginar? Había más banderas que suizos.

Para visitar la ciudad nos trasladamos al aparcamiento Klösterlitz(de pago).

N46º 36’ 58.4”

E7º  27’ 35.2”

El casco histórico de Bern es uno de los que mejor conserva sus características en toda Suiza y por ello es Patrimonio Mundial de la UNESCO. Recorremos la porticada calle Kramgasse que solo es una parte de la interminable avenida de 6km de arcadas llamadas Lauben.

Avenida porticada de Bern

Es estupéndo, porque hoy llueve y bajo los arcos ni nos enteramos. A nuestro paso nos vamos encontrando las fuentes más bellas de Bern:

 

La fuente de la justicia

La fuente de los Zhäringen

La del ogro

La del mosquetero

Nos detenemos en el Rathaus- ayuntamiento- que tiene una llamativa fachada y además hoy celebra el día de puertas abiertas.

Damos un rodeo y nos alejamos hasta la Münster plattform, un bello jardín en la parte posterior de la catedral donde hoy han organizado juegos para los niños y nuestro hijo no pierde un segundo. Ahí están los niños pasándoselo en grande.

Desde esta explanada se puede observar los rojizos tejados del bello barrio de Matte o acceder a sus calles a través de un ascensor.

Vistas del barrio Matte

Más tarde entramos en la Berner Münster donde destaca el pórtico posterior y las gárgolas de la fachada.

Portico posterior de la Catedral

Gárgola espeluznada

El interior no vale mucho la pena, pero tenemos la suerte de llegar a una sesión de cantos populares suizos a capella.

El plato fuerte llega con la visita al Zytglogge- la torre del reloj-que forma parte de la puerta occidental de la ciudad . Si se mira bien, ciertamente, tiene un aire al reloj astronómico de Praga. Hay una cola tremenda para subir a la torre, así que ni nos lo planteamos. Eso sí, presenciamos, por casualidad, como se mueven las figuras justamente 4 minutos antes de dar la hora con las campanadas.

Detalle del reloj astronómico de Bern

Zytglogge

Pasamos por delante de la Einstein Haus-casa natal del científico que elaboró la teoría de la Relatividad en Bern en 1905. Einstein vivió en un apartamento de este edificio, hoy museo, entre los años 1903 y 1905.

Fatxada del edificio que alberga el apartamento de Einstein

Fotografiamos una de las curiosidades de esta ciuda, sus almacenes medievales con acceso directo a la calle, que hoy reformados, acogen desde tiendas, bares, pasando  por librerías y talleres hasta incluso teatros.

Este local subterráneo alberga un teatro de guiñol.

El conocido Bärenpark- parque de los osos– a orillas del río Aar lo topamos en reformas y sin rastro de plantígrados. Tenemos que conformarnos con sacarle una foto a la Bärengraben- tumba de los osos, que la verdad, ni fu ni fa.

Tumba de los osos.

Antes de abandonar la ciudad nos damos un breve paseo por el Rosengarten-jardín de las rosas, desde donde se disfrutan unas bellas vistas de la ciudad.

Estanque del Rosengarten

Un parque de estilo suizo, con sillas incluidas.

Terminamos el día conduciendo hasta un área de servicio en autopista dirección Zürich, a unos 6km. Se imponen los deberes de la camper: llenado y vaciado. Aprovechamos para ducharnos y repostar agua de nuevo. gratuito.

N46.990822

E7.475933

2 de agosto: OTRA DE LAGOS Y CASTILLOS

Visitamos Thun, la ciudad  con encanto que se asoma al lago del mismo nombre y a los pies del río Aar. A pesar de no aparecer explícitamente recomendada nos aventuramos a visitarla, y ciertamente, nos sorprende gratamente.Posee un bello casco antiguo de la Baja Edad Media coronado por un castillo del siglo XII. ¡Como para perdérselo!

Vista del castillo desde la Rathaus Platz

La Rathaus Platz– plaza del ayuntamiento es el primer punto interesante. El propio ayuntamiento y un par de casas de vigas de madera de los siglos XV y XVI con el castillo vigilante conforman una bonita estampa.

Rathaus – Ayuntamiento

La Oberehaupgasse- calle principal superior- es otro de sus grandes atractivos, es una pena que sea domingo y encontremos todo cerrado. La calle está regada de tiendas de todo tipo y numerosos y antiguos graneros medievales como los de Bern.

Oberehaupgasse

Junto al río se disfruta de una gran frescura y el paseo por sus orillas es genial. No hay que perderse el puente cubierto de madera de 300 años- Untere Schleusenbrücke– adornado con flores colgantes y que hace las veces de puente y de presa.

Vistas del puente desde el Untere Schleusenbrücke

Paseo a orillas del Aar

Casitas a orillas del río

Atravesamos una de las plazas con más encanto- Mühle Platz– llena de tabernas- restaurante y una noria. Regresamos a la furgo dando un agradable paseo a orillas del río Aar.

Hacia el mediodía visitamos el Oberhofen Schloss– el castillo más bonito del lago, o eso dicen.

Perteneció a la familia Habsburgo y data de comienzos del siglo XIII. En su interior alberga un museo (que no visitamos),pero sus jardines paisajísticos (de visita gratuita)son uno de sus mayores atractivos pues están considerados unos de los más bellos de la región alpina. Creo que elegímos bien.

Las vistas que ofrecen sobre los Alpes bearneses no son para menos.

Comemos aparcados junto al lago en un parking a pie de carretera con unas vistas impresionantes. ¿Quién se hubiera resistido?

Con nuestra sagardo (sidra) hasta el fín del mundo.

Pasamos la tarde en Interlaken, centro de contratación de la mayor parte de las excursiones y prácticas deportivas hacia los valles circundantes y además sede del chiringuiteo suizo por excelencia ¡Qué horror! Sólo Mereció la pena su visita porque pudimos contemplar el gran espectáculo que supone ver aterrizar un parapente tras otro en la gran explanada verde que preside la ciudad. Nuestro hijo tenía los ojos como platos

Interlaken

El zeppelin suizo

“Aterriza como puedas”

Mirando al cielo

3 de agosto: DE LOS MONTES A LOS VALLES

Por la mañana temprano, antes de abandonar Interlaken tomamos el empinado funicular que nos lleva hasta la cima del monte  Harder Kulm (1322m) desde su plataforma panorámica adosada a la parte trasera del restaurante  y en forma de trozo de pizza se observan unas increíbles vistas de la ciudad, los lagos Thun y Brienz y algunos picos: Eiger, Mönch y Jungfrau.¡No hay nada como llevarse unos sandwiches y almorzar en las alturas!

Subida en funicular al monte Harder Kulm.

Nuestro hijo, Eneko, hipnotizado por los cuatromiles.

Mirador del Harder Kulm

Vistas sobre el lago Brienz.

Vistas sobre el lagoThun.

Jungfrau

La foto de familia se impone.

La vaca del Harder Kulm

Seguimos la ruta hacia Lauterbrunnen puerta de entrada al valle del mismo nombre conocido también como “El valle de las 72 cascadas”.

Paisaje del valle Lauterbrunnen

Hacemos un alto para observar la peculiar cascada Staubbachfall, un salto de agua de 300m de altura, la segunda cascada más alta de Suiza. Realmente hace honor a su nombre: “el riachuelo de agua que se convierte en polvo”.

Recorremos el Lauterbrunnen, que es una de las reservas más grandes de Suiza y uno de los valles en forma de U más impresionante de los Alpes. Sus gigantescas paredes rocosas lloran a través de 72 espectaculares cascadas y contrastan con los verdes y llanos valles. El nombre nos pone sobre aviso: lauter = solamente, Brunnen =fuentes. Exactamente así es, fuentes por todos los lados.

Gehitu epigrafea

Por la tarde visitamos las “cascadas tambor” Trümelbachfälle-Ciertamente, estas diez cascadas de agua glaciar son ensordecedoras y retumban en los oídos como un ejercito de tambores.

Se visitan a través de un recorrido excavado en la roca e iluminado, al cual se accede mediante un ascensor. Estas cascadas recogen el agua proveniente de  los grandes glaciares: Eiger, Mönch y Jungfrau. Es un monumento natural y realmente merece la pena su visita, nos pareció algo muy peculiar.

Nos alojamos en el camping Rütti, un sencillo camping de montaña, sin pretensiones pero con unos servicios correctos,  situado al final del valle.

www.campingruetti.ch/

Vistas de algunas cascadas desde el camping.

4 de agosto: BRIENZ Y NUESTRO PEDACITO DE LAGO

Nos acercamos a Brienz  y recalamos por casualidad en una playa muy cerca de la zona de camping. No vimos ninguna señal de prohibición así que nos instalamos discretamente.

Es el típico lugar donde acuden los lugareños a darse un baño, pasear el perro o simplemente relajarse un poco.

Coordenadas:

N46º 44’ 38.2”

E8º 2’  59.8”

Hace tanto calor que nos cae una tormenta de aupa y mientras nos echamos la siesta. Cuando escampa luce de nuevo el sol y entonces nos acercamos hasta el pueblo para tomar el barco que nos acerque a las cascadas Giessbachfälle, pero sale el último barco y no nos trae de vuelta, así que lo dejamos correr. Kein Problem- que dirían los suizos, no perdemos la reserva, ni lo contratado con una agencia de viajes…

Visitamos en su lugar la Bruhngasse, la calle conocida más allá de las fronteras suizas como “el callejón más bello de Europa”.La mayoría de las casas que flanquean este callejón datan del siglo XVIII, están adornadas por esculturas de madera y bonitas flores colgantes, pero tanto como para decir que es el callejón más bello de Europa…No hay más que pasarse por Rothenburg ob der tauber o cualquier otro pueblito de la ruta Romántica en Alemánia.¡Estos suizos!

Brunhgasse

Curiosa fuente a la entrada de un Chalet

Cazador cazado!

Eso sí, es un pueblo de larga tradición en la talla de madera e incluso posee su propia escuela de talladores.

Disfrutamos del resto de la tarde y de un espectacular baño. Pernoctamos en nuestro pedacito de lago.

5 de agosto: GISSBACHFÄLLE Y LAS GARGANTAS DE RÍO AAR

Por la mañana aprovechamos para leer y estirarnos al sol, pero para las 10h ya estamos tomando el primer barco que nos lleva hasta la otra orilla del lago a ver las impresionantes cascadas de Gissbach.

Una corta travesía de 10min nos lleva hasta la orilla opuesta del lago y desde el mísmo muelle tomamos un funicular…no, el funicular más antiguo de Europa (1810) que nos lleva hasta los pies del Grand Hotel Gissbach, que además este año celebra su 140 aniversario.

Estación del funicular en la parte superior.

Funicular de Gissbach.

Hotel Gissbach

Después siguiendo un cortísimo sendero accedemos a uno de los puntos de vista principales de la cascada, el puente.

Sobre el puente panorámico.

La Gissbachfälle en todo su esplendor.

Merece la pena ascender un poco para ver la cascada desde una segunda pasarela, donde esta vez la cascada pasa, literalmente, por encima de nuestras cabezas.

Pasarela superior.

Segunda pasarela.

Regresamos andando al muelle por un agradable paseo de 15min desde donde observamos la cascada por última vez desde diversas perspectivas.

Vistas desde la parte inferior sobre la primera pasarela.

Caida de la cascada Gissbach al lago Brienz.

Tras regresar a la furgo conducimos hasta Meiringen donde por la tarde visitamos las gargantas del río Aar- Aarschlucht.

Un recorrido de 1’4km acondicionado con puentes, tuneles y pasarelas recorre de este a oeste estas estrechas y espectaculares gargantas.

Durante el recorrido, según nos adentralmos en las gargantas, la temperatura desciende y se está muy fresquito.

Cuando salimos aun queda tarde y sol para torrarnos ya que como en los últimos 3 días las temperaturas oscilan entre 35ºC y 40ºC ¡Y nosotros que nos habíamos traído chaquetas polares! Decidimos por unanimidad ir a las piscinas de  Meiringen, situadas muy cerca de las gargantas del Aar.

Piscinas de Meiringen.

Al anochecer conducimos hasta Lucerna donde pernoctamos en un mirador con unas bonitas vistas sobre el lago.

Mirador sobre el lago de Lucerna

Vistas generales del lugar de la pernocta.

Coordenadas:
N 46º 59’ 50.28”
E 8º  18’ 11.51”

6 de agosto: LUCERNA, CIUDAD DE PUENTES Y TORRES

Otro día en el que sube la temperatura, ¡Hasta 40 grados!

Solo decir que nuestra visita a Lucerna no fue lo que esperábamos, el calor, el cansancio de Eneko, nuestro hijo de 4 años, y el agobio de tanto turista japonés hizo que la visita quedara incompleta y eligieramos los puntos más accesibles.

Aparcamos en un parking indicado para autocaravanas en los muelles, a unos 800m del centro.

Coordenadas:
N47º 2’ 48.12”
E8º 19’ 5.16”
El primer punto imprescindible, el famoso puente de madera cubierto Kapellbrücke– puente de la capilla, un puente de 1332 y el más antiguo del mundo. Adornado de flores colgantes hace las delicias de las fotos de todo turista. Antiguamente el puente y la torre –Wasserturm– formaban parte de la fortificación de la ciudad, al igual que la muralla –Musseg

Conjunto medieval del Kapellenbrücke y Wasserturm- “Puente de la capilla y torre del agua”

En esta barandilla las fotos de familia se imponen.

No hay que perderse los paneles interiores con inscripciones y frescos realizados por Heinrich Wägmann, que cuentan sobre la historia y mitología suizas.

La ciudad está dividida por el río Reuss, cruzamos y nos dirigimos a la parte antigua:

En la orilla del río  “Unter der Egg Rathausquai” se suceden una fila de bares y restaurantes con mucho ambiente, pero el edificio más llamativo es la Rathaus Brauerei, donde se sirve cerveza de fabricación artesanal.

El casco de Lucerna está repleto de fachadas repletas con frescos, pero nos fijamos en que las más impresionantes se encuentran en las “Apotheke”, es decir las farmacias o edificios que en la antigüedad fueron dedicados a esta labor.

La Weinmarkt, plaza central del casco antiguo, y sus calles circundantes también resultan interesantes.
Cruzamos de nuevo a la parte nueva de la ciudad por el Reussbrücke, puente que lleva el nombre del río. Nos encontramos enfrente del Spreuerbrücke (S.XV),¿El puente de los desechos, escombros? En la Edad Media era el lugar por el que se podían tirar al agua los desechos, ya que estaba alejado de la ciudad. Fue construido en el siglo XIII para conectar un grupo de edificios de molinos a la península. En él está representada la Totentantz- danza de la muerte, realizada por Kaspar Meglinger.

Reussbrücke y su colorida orilla.

Spreuerbrücke

El termometro alcanza los 40ºC y no podemos más así que nos acercamos a la calle Löwenstrasse para ver el monumento al león, que tampoco se libra de las hordas de japoneses.

Löwendenkmal

Después nos dirigimos a darnos un baño a “la zona de playa” marcada en los carteles como “Strandbad Lido”.

Este lago, al contrario que el de Brienz o Leman, tiene un fondo fangoso que no se nos hizo nada agradable…aunque Eneko disfrutó mucho a nosotros no nos gustó.

Al anochecer llegamos al area de caravanas de las cataratas del Rhin situadas en Neuhasen. Tienen todos los servicios para las camper, baños y duchas, y además están a 3 min andando de las cataratas.

Coordenadas:
N47º 40’ 39.35”
E8º 36’  32.9”

7 de agosto: LAS CATARATAS MÁS GRANDES DE EUROPA Y UN PUEBLO DE CUENTO.

Vistas de las cataratas desde la orilla norte.

Tal como anunciaba el cartel se llegaba al castillo Schlöchlssli Whorth, el pequeño castillo situado en la norte de las cataratas. Pero ya nos lo sabíamos, las vistas más imponentes se encuentran en el otro lado. En la parte baja del castillo hay un muelle del que salen barcas que realizan diversos recorridos. Nosotros que queremos alcanzar la orilla sur y asomarnos al mirador dominado por el Laufen Schloss tomamos la barca nº2. Es así como pudimos comprobar la fiereza del Rhin tanto de la orilla norte, como de la sur.

En algunos momentos podría pensarse que la fuerza del agua va a poder con las embarcaciones.

La plataforma más cercana a las cataratas, en la orilla sur.

Sintiendo la fuerza del agua.

Volvemos a rondar los 40º grados, reunión familiar de urgencia, y otra vez por unanimidad cambiamos el programa de viaje. Dejamos de lado Schaffhausen y sus frescos y nos vamos a comer (con nuestra neverita azul a cuestas) y disfrutar al Freizeitbad Kss, en las afueras de Schaffhausen. ¡Para frescos nosotros!

Piscinas de tamaño olímpico para nadar, piscinas lúdicas con ríos de corriente, chorros, toboganes… piscinas tipo jacuzzi al aire libre…todo ello integrado en un jardín gigante y despedido por unas amplias e impolutas duchas de agua caliente. Es decir, un paraíso acuático que dirían los franceses. ¡No os cuento cómo se lo pasan los niños aquí!

Zona lúdica con río de corriente.

Zona con jacuzzis.

Zona de natación y saltos.

Disfrutando en los toboganes.

Para más información:
http://www.badi-info.ch/a/schaffhausen-kss.html

Cuando baja el sol nos acercamos a Stein am Rhein, la perla del Rhin. Ciertamente, el pueblo se encuentra donde el lago Constanza se convierte de nuevo en el Rin. Casitas medievales con entramados de madera y hermosos frescos y grabados decorando sus fachadas son la principal razón para visitarla.

Fachadas decoradas de la calle principal.

Fachada decorada del hostal Zur Sonne– “Al sol”

La Rathaus Platz- plaza del ayuntamiento es espectacular,así como la calle principal, están flanqueadas por casas de diversos tamaños y colores adornados con frescos y decoradas con elegantes “Erker”, miradores en alemán.

Vista de la Rathaus Platz- Plaza del ayuntamiento.

Erker- Miradores.

Fachada del ayuntamiento.

El paseo fue interesante y divertido a la vez, aquí cada casa recibe un nombre que hace referencia al fresco que luce en la fachada.  Encontramos algunas que nos llamaron la atención como Zum weissen Adler– “Al aguila blanca”, que alberga un elegante hotel y restaurante.

Fachada de Zum Weisen Adler

Pernoctamos a los pies del lago Constanza- Bodensee.Es un aparcamiento en el que la carretera discurre por detrás, pero sólo para pernoctar es correcto.

Coordenadas:
N47º 40’ 20.64”
E9º  0’  39.13”<

8 de agosto: TRAS LOS PASOS DE JOHANNA SPYRI

¿Sabéis quién es Johanna Spyri? ¿Y si hablamos de Heidi?

Hoy nos dirigimos hacia el Tesino, concretamente hacia Bellinzona, un pequeño pueblo coronado por tres castillos que se han ganado el título de Patrimonio de la Humanidad. Temprano realizamos las compras, el botín de viaje: chocolates y quesos; gruyére, Vacherin y emmental a tutiplén. Por el camino nos paramos a comer en Meienfeld, un pueblo vitícola donde Johanna Spyri se inspiró para escribir la novela de Heidi.Sí, esa que todos, al menos los de mi edad, habreis visto en dibujos por la tele. La cuestión es que han montado el pueblo de Heidi- Heididorf, que queda a unos 20min andando de Meienfeld, pero si os digo la verdad nos acercamos y no entramos, así que no podemos daros una opinión en firme, pues no lo visitamos, pero al impresión es la que queda… Nos pareció ser algo artificial y una turistada. Eso sí, comimos en unos hermosos merenderos donde se encontraba una fuente que el pueblo de Meienfeld había dedicado  a la escritora. Por allí pararon, como no, unos cuantos autobuses repletos de japoneses que tardaron un suspiro en bajar y subir para disparar a discreción las cámaras de fotos. ¡Qué plaga!

Fuente dedicada a la escritora Johanna Spyri con la imagen de Heidi y una cabra.

Continuamos en ruta, que no es camino de rosas, pues tras cruzar el largo tunel San Bernardino de 6’6km comienza un gran descenso de 14km con un desnivel del 8%, casi como la carretera del Troll en Noruega. Bajando no vimos problemas, pero los que subían…Ay ama! Vehículos de todos los colores, formas y edades parados en el arcén con el capó abierto y saliendo humo! Finalmente llegamos a Bellinzona, que más bien parecía una ciudad fantasma, para ser un sábado… Pero claro, el mercado, algo digno de visita, había sido por la mañana y por la tarde a descansar. Nos damos un paseo por el centro que tiene preciosos edificios, concentrados principalmente en : Piazza Collegiata, Via Nosetto, Piazza Nosetto…

Como veis ya hemos cambiado de idioma, ahora toca italiano.

Las vacaciones rozan el fin y nos damos el segundo homenaje: unas pizzas con unas cervezas y un tiramisú con café… carísimo! Pero la cena exige espectáculo y de regreso a la furgo nos topamos con el patio interior del ayuntamiento de Bellinzona amenizado por un estupendo concierto de guitarras manouche. ¡Una gozada! Eneko escucha con fascinación.

Para pernoctar hay un area de caravana de pago, a precio de oro (20CHF/24h) así que decidimos acercarnos hasta el complejo deportivo de Bellinzona y pernoctar allí. Mañana es domingo y no parece que haya mucho movimiento.

9 de agosto: VERZASCA, EL VALLE DE LAS POZAS COLOR JADE

Para las 10h de la mañana ya estamos esperando al tren turístico que nos subirá a los castillos de Bellinzona.

Esta visita se puede hacer con camper, pues los castillos disponen de sendos aparcamientos, pero nos pareció más cómoda y más rápida la opción del trenecillo; hoy es el último día del viaje y queremos aprovechar el tiempo al máximo. Además lo del tren siempre encandila al txiki.

El castello di Sasso es el más alejado del casco, a unos 3.5km aproximadamente. El conductor aparca y nos da 15min para visitarlo, si en ese plazo no estás se va y ahí te quedas, hasta la próxima vuelta. Este castillo tiene poco atractivo en lo que a la arquitectura se refiere, apenas unos muros y murallas bastante gruesos. Dentro un museo medieval se visita previo pago.(Nosotros no lo vemos)

Castello di Montebello sin embargo es una fortificación del siglo XIII muy coqueta. Cuenta con puentes levadizos, fuentes de agua, una muralla por la que se puede pasear y un museo sobre la Edad Media previo pago.(Tampoco vemos este museo)

 

Puente levadizo.

En una hora regresamos con el tren que nos deja en el punto de partida, La Piazza de la Collegiata.
Castelgrande lo visitamos después, pues está pegado al casco antiguo. En la parte trasera de la Piazza del sole se encuentra un ascensor tipo bunker que te lleva directo al castillo. En este último castillo, reformado, lo más impresionante es la amplitud.

Por la tarde visitamos el valle del río Verzasca, el más auténtico del Tesino. Se extiende desde Sognono hasta Corippo a lo largo de unos 26km.

Casas típicas del valle de Verzasca.

Lavertezzo es el punto clave para descubrir su más precioso tesoro; unas pozas de color jade que hacen las delicias de todo amante de los baños, sea donde sea. Ahí pasamos la tarde, comemos, nos bañamos.

Pozas color jade de Lavertezzo.

Puente doble.

Ponti dei salti- puente de los saltos.

Baño en las pozas.

y nos cae la gran tormenta del siglo…después de la cual, el río y el paisaje se transforman.¡Todo un espectáculo de la naturaleza!

 

Comienzan a emanar cascadas de los montes.

Corippo, el pueblo más pequeño de Suiza con quince habitantes.

Y ahí termina nuestra “Gran Ruta Suiza” Como siempre, a nuestra manera.

INFORMACIÓN GENERAL PARA EL VIAJE:
COSAS QUE SABER ANTES DE VIAJAR A SUIZA

http://www.myswitzerland.com/es/inicio.html

http://www.lonelyplanet.es/destino-europa-suiza-134.html

Esta es la lista de parkings utilizados durante el viaje, parte de una labor de investigación y parte de propia cosecha.Los podeis descargar y disfrutar…con mucho respeto.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

2 respuestas a “LA GRAN RUTA SUIZA… A NUESTRA MANERA”

  1. Irune dice:

    Bidaia polita eta oso ondo azalduta beti bezala, deskargatu dot areak inoiz heltzen ba gara bidai hori egiten, ze gustokoa da. Eskerrik asko

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesará...