16/05/2018

GORLIZ EN FAMILIA

Gorliz es una pequeña localidad costera situada en Bizkaia,  muy cerca de Bilbao. Nos hacía falta un poco de aire después de tantas alertas por los temporales de frío, agua y nieve del invierno y habíamos oído hablar tanto sobre Gorliz, su bahía y su faro, que un soleado fin de semana nos decidimos a visitarla. ¡Ven con nosotros a descubrir Gorliz en familia!

UN PASEO HASTA EL FARO MÁS ALTO DEL CANTÁBRICO

La verdad es que el mayor imán de  Gorliz es su faro, de él habíamos oído mucho y bueno, por eso nos decidimos a realizar el paseo que sube desde casi el mismo aparcamiento del Pinar, justo detrás del hospital de Gorliz.

Este es un recorrido familiar, de unos 4.2 km ida y vuelta, para toda la familia y con un entorno espectacular. Cálzate las botas y síguenos!

Información de la ruta:

https://es.wikiloc.com/rutas-a-pie/faro-de-gorliz-por-el-camino-a-cabo-billano-3559306

 

 

El camino nos lleva en un suave ascenso hasta el faro. Primero atravesamos una  verja que impide el paso a los vehículos a motor. Continuamos ascendiendo y pasamos ante un caserío donde nuestro hijo disfrutó muchísimo viendo ciervos y después vacas.

Continuamos  subiendo un pequeño repecho y enseguida encontramos el cartel que nos recuerda que aún quedan unos metros, y aunque marca 700m el faro se hace esperar, pues el camino serpentea mientras nuestros ojos se llenan de preciosas vistas sobre  los verdes acantilados que contrastan con el oscuro color del mar.  Es el momento de parar a disfrutar del paseo,  de respirar y embriagarse con el olor a salitre y de escuchar el silencio huyendo del pío-pío de ciertos pajarillos digitales…

 

 

 

Si nuestros pequeños son curiosos, también podemos aprovechar a explicarles qué es una cala, qué  un acantilado y cómo se forma por el desgaste que produce el ir y venir del mar, de ese mar Cantábrico que nos enamora con su genio, sus arrebatos y explosiones de espuma y sal.

Pero parece que el camino se nos revela y no quisiera dejarnos llegar a nuestro destino, porque en breve encontramos un tramo  vallado donde los desprendimientos de la ladera del monte son constantes y cruzar bajo la señal que nos pone sobre aviso “…bajo su responsabilidad”  supone un pequeño desafío a la precaución.

 

Ya llegamos y nos encontramos con un gran edificio blanco y moderno, que se erigió en 1990 con un diseño vanguardista. Su blanca torre cuenta con 21 m de altura y una linterna de cristal que la corona. Se alza sobre un  gran acantilado de 165m lo que lo hace ser el faro más alto del mar Cantábrico. El faro está rodeado de bancos de madera donde descansar y charlar disfrutando de nuevo de las vistas de la costa donde los protagonistas son sin duda el cabo Ustrikoetxe e isla Billano, también conocida como isla dragón.

 

Gorliz faro

Faro de Gorliz

Para las familias intrépidas y aventureras diremos que un camino que sale desde un costado del faro, desciende y se interna  entre matorrales para llevarnos hasta la falda del acantilado que fue perforada para instalar en los años 40 una batería militar que nunca se usó. ¿Os atrevéis?

 

LAS DUNAS DE ASTONDOA

Gorliz dunas

Pequeñas dunas junto a la bahía.

 En un extremo de la bahía de Gorliz encontramos un cartel que nos cuenta muy brevemente y en demasiados idiomas a la vez que en ese sitio están las dunas de Astondoa. Poco más. ¿Qué importancia tiene una duna? Pues este es el momento de disfrutar y comprender en familia los diversos paisajes de los que se conforma nuestra costa. Las dunas han sido siempre parte de nuestra costa y de nuestros pueblos costeros, a los que han protegido de las vivas mareas del Cantábrico y de las tormentas. Las que se indican en Astondoa son dunas muy especiales, únicas en La Costa Vasca ya que tienen una antigüedad de 6000 años y conforman un sistema dunar petrificado.

El resto de la bahía también esta arropado por un sistema dunar que dota de un encanto especial al paisaje de la playa .

 

BAHÍA Y  PLAYA  PARA TODOS

Playa de Gorliz

Pasarelas de acceso a la playa de Gorliz

 

No vamos a dejar ni un rincón sin recorrer, porque la bahía de Gorliz dispone de un hermoso paseo accesible para todos. ¿Qué significa esto? Nosotros recorrimos la  bahía andando y nuestro hijo en patinete y las opciones se multiplican puesto que además hay un carril bici que la recorre de punta a punta. Peo no, nosotros nos referimos a la posibilidad que brinda a las personas de movilidad reducida para poder desplazarse por su bahía e incluso de poder acceder a sus playas, ya que  forma parte del proyecto Hondartza denontzat. que de la mano de la asociación Bidaideak, pretende facilitar el acceso y disfrute de los arenales y playas vizcaínas a las personas con discapacidades de movilidad. Es una maravilla poder recorrerla  en un hermoso paseo accesible para tod@s .

 

NOS VAMOS DE PINTXOS MIRANDO AL MAR

Ya al final del paseo por la bahía nos encontramos con la  desembocadura de la ría de Plentzia  (Plencia), la localidad vecina de Gorliz a la que pasamos por una línea invisible. Nos cautiva la imagen estática de las barquichuelas meciéndose sobre el tranquilo brazo de mar y las tabernas de pintxos asomadas al muelle llenas de vida.

 

Ay! Ya conocéis nuestros vicios! no sabemos salir de casa sin darnos a la gastronomía.  Esta vez  nos buscamos dos grandes consejeros, Txema y Esther del blog de viajes y gastronomía Yendo por la vida. Bajo su recomendación visitamos la taberna Txurrua, una taberna sin demasiados adornos pero con unas grandes mesas de madera llenas hasta los topes donde todo el mundo espera su ración de calamares rebozados. Una gran ración de calamares frescos, con un rebozado fino y aliñados con limón, de esas que ya solo podemos encontrar en este tipo de tabernas de los pueblos costeros.

Y casi pegada a  Txurrua encontramos Portu Taberna, donde no os podéis perder sus pintxos de tortilla. Van que vuelan y si como a nosotros os gusta mucho la tortilla, comeréis uno, os sabrá a poco y tendréis que repetir.

¿DÓNDE   HEMOS APARCAMOS? Parecía pan comido. Gorliz es una villa pequeña y pensábamos que siendo invierno podríamos aparcar sin problemas…Y espacios para ello hay, veamos:

Valoramos  pasar la noche  en el camping Gorliz Arrien,http://www.campinggorliz.com/es/inicio.html  pero, está abierto del 1 de marzo al 31 de octubre.

Aparcamos sin llegar a sentirnos a gusto  en una explanada frente a la playa, un aparcamiento en el que ya vimos las típicas señales de “NO APARCAR AUTOCARAVANAS” y aunque era invierno y no vendría la multa, no llegamos a sentirnos a gusto y nos fuímos.

Finalmente, el aparcamiento del Pinar, situado en la parte trasera del hospital de Gorliz, que por cierto, está en un lugar privilegiado, en plena bahía y mirando al mar, fue nuestra elección. Allí no hay carteles, aunque vemos que en verano ponen una valla de limitación de altura a 2’20m.

Coordenadas:

N43º 25′ 6.8″

O 2º 56′ 40.7″

Es una pena que la villa de Gorliz no ofrezca un espacio a los autocaravanistas para poder disfrutar de tantos encantos y solo podamos visitarla en época de invierno… Esperemos que en algún momento llegue… Mientras tanto, hay que reconocer que este  ha sido un fin de semana super completo: Gorliz nos ha enamorado con un precioso paseo hasta su faro, nos ha sorprendido con unas antiguas dunas ya petrificadas. Nos hemos hecho algo más conscientes de que el turismo debe ser accesible  y para todos y nos hemos deleitado con unos ricos pintxos en la vecina Plentzia… ¿No os apetece también a vosotros descubrir Gorliz?

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesará...