24/09/2017

EL PELOPONESO, LA GRECIA MÁS AUTÉNTICA

¿Qué os vamos a contar del Peloponeso? Esta es una región de sorprendentes  ruinas clásicas y medievales,  increíbles calas de ensueño y la espectacular península de Mani que nos enaamoró por completo. Todo ello lo pudimos disfrutar en absoluta libertad, disfrutando  de este modo de viajar como no lo habíamos hecho antes… Si te gusta la vanlife, no te lo puedes perder.

 

OLYMPIA

Templo de Hera, Olympia, el Peloponeso, Grecia

Restos del templo de Hera, uno de los más antiguos de Grecia.

 

Tras pasar la mañana en el camping Ionian , (en nuestra opinión muy recomendable) nos dirigimos a Olympia para visitar su yacimiento arqueológico.

El santuario de Olympia, considerado la cuna de los Juegos Olímpicos, fue durante siglos un centro religioso y atlético. Aquí se erigieron elaborados templos y edificios seculares: El templo de Zeus; El templo de Hera, considerado uno de los más antiguos de Grecia; la palestra, lugar donde entrenaban los atletas, el estadio…

 

Olympia, Grecea, el Peloponeso

Entrada del estadio y tambores de las columnas del templo de Zeus.

 

Pagamos 12€ por adulto(los niños tienen entrada gratuita). Si os gusta la historia, es una visita que merece la pena. El recorrido al yacimiento lo realizamos a mediodía y a pleno sol, pero a lo largo del recorrido hay suficientes árboles, sombra, y bancos donde sentarse y descansar. No está adaptado para personas con movilidad reducida, ya que el terreno es desigual y no está preparado con rampas.

 

BAHÍA NAVARINO

Bahía de Navarino, Peloponeso, Grecia

Bahía de Navarino

 

Continuamos descendiendo por la costa y hace tanto calor que decidimos parar para darnos un chapuzón en la playa de Voïdokoiliá, en la bahía de Navarino, Tiene una forma muy curiosa, se diría que casi de omega, separando el mar de una laguna. Allí disfrutamos de un refrescante baño y de una espectacular puesta de sol.

 

Puesta de sol, Navarino, Peloponeso, Grecia

Puesta de sol en Navarino.

 

PILOS

Puerto de Pilos, Peloponeso, Grecia

Pescador en el puerto de Pilos

 

Al anochecer llegamos a Pilos, una animada localidad costera con una gran cantidad de terrazas y restaurantes bordeando su coqueto muelle. Es tal el ambiente que decidimos cenar en el restaurante O TPHTOPHE (Gregory’s tavern), donde nos invitan a entrar a la cocina para elegir los platos. La primera vez que nos pasa esto en la vida. Allí estuvimos, entre perolos…  Mientras las cocineras nos cantaban en un inglés para gyris todo el repertorio culinario y levantaban las tapas con un alegre tintineo . La cena fue exquisita y barata. Muy recomendable.

 

gastronomia, Peloponeso, Grecia

Cazuelas de la cocina del restauranteO TPHTOPHE (Gregory’s tavern)

 

Al igual que en casa, en Grecia son de irse tarde a la cama, y las noches de verano son animadas, así que aplicando el dicho popular “Allí donde fueres haz lo que vieres” nos sentamos pasadas las doce en una terraza para tomarnos un Oúzo, especie de aguardiente destilado con los restos de la vendimia. Lo tomamos al estilo de los locales, mezclado con un poco de agua, hielos y un platillo de almendras saladas 🙂

 

Oúzo, aguardiente, Peloponeso, Grecia

Aguardiente Oúzo.

 

Además de pasearse por el puerto, echar un vistazo al castillo de Niókastro, de origen otomano, o visitar la bella iglesia de Sotiras son dos interesantes planes que también pudimos realizar antes de abandonar Pilos.

Pernoctamos en el puerto de Pilos, coordenadas:  N 36º 54′ 56.3″         E21º 41′ 43.7″

 

METONI

Iglesia veneciana, Metoni, Peloponeso, Grecia

Iglesia veneciana y hammans a su derecha.

 

Continuamos nuestro viaje hacia El sur del Peloponeso para llegar hasta el histórico enclave de Metoni. Metoni es un antiguo puerto veneciano, en el que recalaron además otomanos y franceses, dejando cada pueblo parte de su huella. Hoy día guarda un vistoso castillo rodeado de una muralla que lo protege del mar, varios hamams en ruinas, una iglesia veneciana y el impresionante Bourtsi, un islote fortificado por los turcos que en la época fue utilizado de torre de vigilancia, de prisión, de faro y como último refugio en caso de asedio. Este es un lugar cargado de historia, que nos hace comprender mejor el presente de Grecia.

 

Bourtsi, Metoni, Peloponeso, Grecia

Islote fortificado de Metoni.

 

Además, la rica y espectacular flora mediterránea hacen que el paseo sea un motivo más para la visita. Para visitar el conjunto (2€/adulto) aparcamos la furgo en el parking del castillo.

Coordenadas:  36.818081          21.705176

 

KORONI

Koroni, Peloponeso, Grecia

 

Es una agradable ciudad costera, con un largo muelle para disfrutar de un paseo y tomar un helado frappe junto al mar. Cuenta con estrechas callejuelas y casas con balcones de forja que se organizan escalonadamente sobre el mar. Quizá esas características, que la hacen de difícil acceso, sean las causantes de los carteles (en alemán) de prohibición de entrada para las autocaravanas. La verdad es que fuimos desobedientes y bajamos hasta el mismo puerto donde aparcamos sin problemas.

Aparcamos en el puerto. Coordenadas:N 36º 47′ 50.5″             E 1º 57′ 23.5″

Abandonamos Koroni en dirección hacia la península de Mani, pero tras atravesar Kalamata, ciudad famosa por sus aceitunas, dedicamos el final del día a una hermosa puesta de sol desde una de tantas payas de esta zona de la costa.

 

Puesta de sol, Mani, Peloponeso, Grecia

Puesta de sol en la península de Mani

 

Pernoctamos en la playa de Kardamili donde vemos por primera vez un cartel de prohibido acampar 🙁

 

LA PENÍNSULA DE MANI

Península de Mani, Peloponeso, Grecia

Costa de la Penñinsula de Mani

 

La península de Mani está dividida en dos grandes zonas: Mani exterior y Mani interior. Pero para comprender bien lo que iremos viendo por el camino es necesario conocer un poco la historia de esta península.

Durante el siglo XV la península de Mani fue el lugar donde se asentaron varias familias de bizantinos. Estas familias formaban una poderosa aristocracia conocida como Nykliana. Las familias o clanes se encontraban inmersos en continuas disputas por las tierras, que solo cesaban en época de cosecha. Construían atalayas de cuatro e incluso cinco pisos y llegaron a dominar toda la península. Ni siquiera los otomanos osaron a inmiscuirse, así que nunca llegaron a gobernar en Mani. Finalmente, los clanes se unieron para luchar a favor de la independencia de Grecia.

 

Nuestra ruta por la península de Mani, presidida por el monte Taigeto, discurre por la carretera de la costa, una espectacular carretera paisajística que atraviesa gran cantidad de pueblos pintorescos asentados en un terreno escarpado y lleno de curvas que nos regala continuamente vistas sobre el mar, la costa y preciosas calas.

Nuestra primera parada nos lleva hasta Agios Nikólaos, un encantador pueblo con el puerto más bonito de Mani exterior. y Apenas cuenta con cuatro tabernas que sirven sus cafés a pie de puerto bajo la sombra de unas moreras.

 

Puerto de Agios Nikolaos, Peloponeso, Grecia

Puerto de Agios Nikolaos.

 

Después, comenzamos a recorrer pequeños pueblos y nos detenemos en dos de las iglesias bizantinas que salpicaban el camino; nos parecieron preciosas: Agia Sofía y la Metamorfósis, ambas con increíbles frescos en su interior.

 

Agia Sofia, Arte bizantino, Peloponeso, Grecia

Iglesia bizantina Agia Sofía y frescos de su interior.

La Metamorfosis, arte bizantino, Peloponeso, Grecia

Iglesia bizantina La Metamorfosis.

 

Cuando el calor aprieta, hacemos un alto para darnos un baño y comer en una cala de aguas cristalinas…

 

Ya frescos, continuamos el camino cuajado de pueblos con una arquitectura muy singular, la casas torre. Os acordáis de los clanes bizantinos, ¿verdad? Nos detenemos en Vátheia, un pueblo lleno de atalayas que constituyen una buena muestra de la historia de la arquitectura local.

 

Vátheia, casas-torre,, Peloponeso, Grecia

Vátheia, el pueblo de las casas torre.

 

Terminamos la jornada con un gran broche de oro, llegamos  a pernoctar a Porto Kagio, un pequeño puerto de pescadores asentado en una idílica bahía que apenas cuenta con dos o tres restaurantes con las mesas apostadas sobre la orilla del mar. El restaurante Porto Kale acoge a los autocaravanistas y permite aparcar y pernoctar  a sus clientes 😉 Allí hicimos enseguida amistad con Paola y Gabriela, dos simpáticos italianos que estaban instalados en la autocaravana de al lado y con los que charlamos durante parte de la estrellada noche como lo harían viejos amigos. Para nosotros conocerles y compartir esos momentos delante de unas botellas de sidra fueron unos de los más especiales del viaje.

 

Porto Kagio, Peloponeso, Grecia

Vistas de Porto Kagio

Porto Kagio, Peloponeso, Grecia

Parking privado del restaurante Porto Kale y Vistas de la bahía.

 

Coordenadas del parking del restaurante Porto Kale:  N 36.42811      E22.48697

 

Abandonamos Porto Kagio, en la punta de la península, para recorrer toda la costa hasta Gýtheio. Conducimos por esta hermosa carretera paisajística con mucha pena al ver grandes extensiones de terreno quemado a causa de un reciente incendio. Llegamos con mucha expectación a Gýtheio, la guía cuenta que es una de las ciudades más atractivas del sur del Peloponeso, pero la verdad es que nos decepciona, quizá por el calor de ese día, quizá porque no encontramos la animación que anunciaba la guía… Solo le dedicamos un breve paseo por su muelle y el tiempo que nos llevó tomarnos un café frappé.

 

 Gýtheio, Peloponeso, Grecia

Muelle de Gýtheio.

 

Mucho más provechoso nos pareció dirigirnos a comer a la sombra de los pinos a la playa de Valtaki, donde se encuentra encallado  el misterioso barco Dimitrios.

 

Barco Dimitrios, Valtaki, Peloponeso, Grecia

Barco Dimitrios varado en la playa Valtaki

Baño con dimitrios, Valtaki, Peloponeso, Grecia

Un baño especial…

 

Parking de  la Playa de Valtaki, Coordenadas: N 36,78883       E 22.58225

Para el atardecer llegamos a Monembasia.

 

MONEMBASÍA

Monembasía, Pelopoenso, Grecia

Vistas de la parte baja de la ciudad.

 

Monembasía es una ciudad fortificada a dos niveles sobre una gran roca: la parte baja de la ciudad, reconstruida completamente; y la parte alta, que es la más antigua, y aunque en el medievo fue la más poblada hoy día está prácticamente en ruinas y está protegida por el servicio arqueológico griego.

Comenzamos nuestro paseo internándonos en la ciudad baja por la Puerta oeste al final de un camino sobre carretera que parte del aparcamiento donde hemos dejado la furgo.

Coordenadas: N36º41’ 13.8”        E23º2’33.7”

 

La ciudad baja: es un precioso entramado de callejuelas y casas de piedra muy cuidadas y salpicadas de negocios locales de artesanía. Los rincones con encanto se suceden y sacamos mil fotos.

 

Monenbasía, ciudad baja, Peloponeso, Grecia

Rincones con encanto de Monembasía

 

Pronto encontramos una encantadora plaza que se abre frente al mar y alberga la catedral Christós Elkómenos una joya del siglo XIII que aunque tiene un  interior muy sobrio su entrada guarda unos bonitos pavos reales que no se nos pasan por alto.

 

Monembasía, Peloponeso, Grecia

Plaza de Monembasía

 

A su lado un precioso campanario veneciano que contrasta con la blanca fachada de la catedral. Es uno de los espacios más amplios y bonitos de la ciudad baja. Muy cerca está la iglesia Panagía Myrtidiótissa, que aunque no es tan antigua también merece un vistazo. Lo encantador aquí es callejear y sobre todo pasearse por el parapeto de sus murallas (s. XVI) que lindan al mar.

 

La ciudad alta: si decidís ascender a la parte de arriba, debéis saber que hay 1600m de empedrada subida. Aun así, las vistas y la visita mrán la pena. En la parte superior de Monembasía encontraremos restos de varios edificios como antiguas carceles, mezquitas de la época otomana…Pero lo más interesante es visitar la iglesia del siglo XIII Agia Sofía, que se encuentra en muy buen estado de conservación. Hay que tener en cuenta que permanece abierta de 8h a 15h, es por eso que nosotros, al atardecer, no pudimos verla por dentro.

 

Agia Sofía, Monembasía, Peloponeso, Grecia

Iglesia Agia sofía

 

Nos sorprendió que no hubiera demasiados turistas, pensamos que puede ser por su situación tan al este del Peloponeso, la verdad es que queda a desmano, pero merece muchísimo la pena.

Nos consta que muchas campers se quedan a dormir en el aparcamiento ya citado o en el muelle de la ciudad nueva, al otro lado del puente. Pero nosotros necesitamos agua y nos alejamos para pernoctar en la playa Kokkinia en la que se podía llenar de las duchas con boquilla para manguera.

Coordenadas: N36.79762º   E22.78485º

 

MYSTRA

 

Esta antigua ciudad bizantina esta situada en un espolón del monte Taigeto y fue uno de los últimos centros culturales bizantinos importantes. La ciudad se divide en alta y baja, coronadas por un castillo y unidas ambas por la puerta Monembasia. Hay parking tanto en la parte alta como en la baja. El terreno es muy escarpado y se recorre por unos pedregosos senderos, bastante incómodos. por eso decidimos realizar la visita comenzando desde arriba. La ciudad guarda restos de casas, iglesias, palacios e incluso monasterios. Algunos de los que más nos gustaron fueron: la iglesia Agia Sofía, el Palacio de los déspotas (solo se podía ver por fuera), Agios Nikolaos, Monasterio Pantánassa y el monasterio Perivleptou, estos dos últimos para no perdérselos.

 

Monasterio Pantánasa, Mistra, Peloponeso, Grecia

Monasterio Pantánasa

Frescos, Monasterio Panatanasá, Mystra, Peloponeso

Frescos del interior del monasterio de Pantanasá

 

Monasterio Perivleptou, Mystra, Peloponeso

Entrada del Monasterio Perivleptou

 

Para cuando terminamos la visita, nos ocupó prácticamente toda la mañana, el sol apretaba y hacía bastante calor, así que recomendamos llevar agua, gorros y realizar la visita los más temprano posible.

Comemos en el restaurante Ktima Skreka, colina arriba,  desde donde se podía observar el castillo de Mystra. Allí probamos por primera vez el queso frito que toma el nombre de la propia sartén en la que se fríe, saganaki.

 

Restaurante Ktima Skreka, Peloponeso, platos típicos

Especialidades griegas en el restaurante Ktima Skreka

 

Recorremos un amplio tramo de la ruta, para acercarnos de nuevo a la costa. Atravesamos una gran garganta por una carretera muy montañosa hasta llegar a Leonídi, y como ya oscurece hacemos noche en el Camping Repodina, a pie de playa, con intención de lavar la ropa. La verdad es que el camping es muy sencillo, con unos servicios muy básicos y ni siquiera había lavadora. Pero sus dueños eran tan encantadores (nos invitaron a lo que será nuestro primer gran café de estilo griego, riquísimo),  y nos trataron tan bien, que nos fuimos con un buen sabor de boca.

Continuamos recorriendo la  carretera paisajística, siempre por la costa, entre Leonídi y Nauplio. Es una carretera llena de calas y pueblos marineros, aunque no tan espectacular como la que recorre la costa de Mani. Cuado llegamos a Nauplio aparcamos la furgo junto a otras campers en el puerto, ya es mediodía.

 

Parking del puerto: N37.56823º E22.80170º

 

NAUPLIO

Situada en el lado norte del golfo de Argos, Nauplio nos resultó una ciudad de lo más coqueta. Impresiona ya desde lejos, por las vistas de las fortalezas de Ácronauplia y Palamedes al sur (ambas se pueden visitar, aunque nosotros no lo hicimos) y el castillo bourtsi al norte. Nos llaman la atención sus suelos adoquinados en mármol y las encantadoras callejuelas a rebosar de bougambillas.

 

Nauplio, Peloponeso, Grecia

Calles de Nauplio

 

Es un placer pasearse y llegar hasta la plaza Sintagma (plateía Sintagamatos) (nombre que ya vamos viendo que es algo común para denominar a las plazas principales en Grecia) Esta animada plaza llena de cafés y restaurantes es el centro de la vida social y en un extremo hay una mezquita reconvertida a cine ahora.

 

Plaza Sintagma, Nauplio, Peloponeso, Grecia

Plaza Sintagman al mediodía.

 

En nuestra opinión, para disfrutar de Nauplios lo mejor es pasear, perderse por sus callejuelas y salir después de nuevo al paseo del puerto para encontrarnos con la espléndida vista del castillo Bourtsi. Como hace mucho calor decidimos comer en el restaurante Vasilis, allí pudimos tomar platos de pescado fresco a muy buen precio. Si como es nuestro caso, después os apetece un helado, no dudéis en dirigiros a la Antica gelateria di Roma, allí tomamos uno de los helados más ricos que recordamos.

 

Bourtsi, Nauplio, Peloponeso, Grecia

Castillo Bourtsi de Nauplio

 

Pero el calor aprieta y con helado y todo persiste tanto que nos vamos hasta la cercana playa Karathone a darnos un baño y disfrutar de la tarde. Cuenta con árboles a pie de playa y grandes espacios para aparcar y sabemos que suele ser utilizada para pernoctar:

Coordenadas: N37. 54692  E22.81945

 

EL TEATRO DE EPIDAURO

Teatro Epidauro, Peloponeso, Grecia

 

Al atadecer, cuando el sol ya está bajando aprovechamos para visitar el sitio arqueológico de Epidauro, que se enorgullece de tener el teatro con mejor acústica. Gracias a su remota ubicación no le ha sido robada la piedra y su estructura se mantuvo oculta hasta la época de 1970, por eso su estado de conservación es excelente. Además tiene la peculiaridad de conservar la única orquesta circular de la antigüedad. Junto con el teatro también se pueden visitar en este sitio un antiguo santuario dedicado a Asclepio y un pequeño museo que guarda parte de las piezas del sitio arqueológico. La entrada cuesta 12€/adulto.

 

Museo de Epidauro, Peloponeso, Grecia

Interior del museo.

 

Pernoctamos en la playa Korfos Coordenadas: N37.75795º   E23.12046º

 

CORINTO

Canal de Corinto, Peloponeso, Grecia

Velero atravesando el canal de Corinto.

 

En nuestro camino hacia Atenas, paramos para ver el paso del canal de Corinto. El lugar, cruzado por varios puentes en los que circula mucho tráfico  y alrededor de los que hay instaladas una retahíla de puestos-chiringüito, no se hace muy agradable. Pero tenemos que reconocer que ver un velero atravesar los 23 m de canal, hoy obsoletos para los grandes cargueros que podrían atravesarlo, nos brinda una estampa muy curiosa y merecedora de su visita.

El recorrido del Peloponeso termina aquí, pero nuestro gran viaje griego continua, nos dirigimos hacia Atenas.

Continuará…

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesará...

    No Related Post