31/08/2017

EL JARDÍN BOTÁNICO SANTA CATALINA DE BADAIA

A veces hay lugares cerca de casa llenos de encanto, pero por alguna razón  pasan desapercibidos o no son muy conocidos. Eso mismo pasa con el Jardín Botánico de Santa Catalina de Badaia. Este es el secreto mejor guardado de Álava. ¿Nos lo guardas?

El jardín botánico Santa Catalina de Badaia pertenece al municipio de Iruñea de Oca (Langraitz), compuesto a su vez por cinco poblaciones: Montevite, Ollávarre, Trespuentes y Villodas. Pero es a Trespuentes donde deberemos dirigirnos para realizar la visita.

El camino hasta el lugar donde el jardín se encuentra encaramado está bien indicado. Tras atravesar con el vehículo (el nuestro mide 6m)un gran portón de hierro y conducir cuesta arriba por un camino asfaltado de unos 300m llegamos al aparcamiento. Después, aún debemos subir unos metros a pie para encontrar la entrada de los jardines.

Jardín botánico Santa Catalina de Badaia, entrada

Entrada al parque.

 

Tras comprar los tickets (3€/persona y niños gratis)nos dirigimos al aula de audiovisuales donde un vídeo bastante ameno que puede ser escuchado en euskera y castellano nos cuenta sobre la historia y  la composición del parque.

¡VÁMONOS A RECORRER EL JARDÍN!

El jardín tiene una extensión de 4Ha y cuenta con tres zonas climáticas diferentes. La Zona Umbría, orientada hacia el norte, es donde podemos ver que se conservan en gran medida especies del bosque autóctono, como enebros, madroños y…  ¡Unos endrinos con las endrinas más grandes que hemos visto nunca!

Jardín botánico Santa Catalina de Badaia, endrinas

Endrinas en el jardín Santa Catalina

 

La zona llamada Fondo de Valle está salpicada de una gran variedad de herbáceas y coníferas. La atravesamos caminando hasta llegar a un mini humedal compuesto por varios estanques que se ven atravesados por coquetos puentes de madera. Disfrutamos de su pequeño ecosistema observando desde los puentes y descubrimos ranas que saltan entre nenúfares, una gran libélula sobrevolando sus huevos e incluso, ¡vimos un tritón!

Jardín botánico Santa Catalina de Badaia, espacios húmedos

Espacios húmedos del parque.

 

Continuamos ascendiendo por el camino, siempre colina arriba, atravesando espacios donde las rosáceas toman protagonismo. Aún alguna estaba en flor, ¡Tenemos suerte! Es una rosa silvestre; de cinco pétalos 😉

Jardín botánico Santa Catalina de Badaia, rosa silvestre

Rosa silvestre.

 

Pero este jardín guarda una gran joya, y no se tranta de un gran árbol ni de una especie ejemplar… Se trata de las ruinas de la fortaleza-convento Santa Catalina de Badaia.

 

Jardín botánico Santa Catalina de Badaia, restos del convento

 

OS CONTAMOS UN POCO DE HISTORIA…

El edificio fue ordenado construir  por la familia Iruña que en 1407 lo donó a los monjes Jerónimos para que erigieran un convento. Posteriormente, pasó a manos de los monjes Agustinos, los cuales con la desamortización de Mendizabal tuvieron que abandonarlo. Finalmente, durante la Primera Guerra Carlista (1936) el convento fue incendiado y quedó en ruinas. Gracias al Ayuntamiento de Iruña de Oca (Langraitz) este espacio ha sido recuperado y trasformado en un hermoso jardín botánico que  desde 2003 acoge a visitantes.

 

Jardín botánico Santa Catalina de Badaia, fortaleza convento

 

La visita a las ruinas nos sorprendió gratamente, ya que el interior guarda un sistema de pequeños saltos de agua artificiales, una gran variedad de plantas e incluso un olivo centenario. Aunque lo más espectacular es subir por la escalera de caracol metálica hasta su torre y asomarse a las vistas del valle de Badaia.

 

Jardín botánico Santa Catalina de Badaia, fortaleza convento

 

En nuestro paseo alrededor de las ruinas nos topamos primero con un antiguo aljibe y después,  ¡con un mariposario! Ha sido puesto en marcha recientemente con el objetivo de criar especies autóctonas, pero no llegamos en el momento de la transformación.  Ptsss! Las últimas volaron en San Fermines (¡Guárdanos también este secreto!). Así que ya tenemos excusa para volver; el mariposario de Santa Catalina.

 

Comenzamos a retornar siempre con la ayuda de un pequeño mapa del lugar que nos entregaron en la entrada y atravesamos la tercera zona climática del jardín: la Zona de Solana.

Al abrigo de las paredes del cerro y orientada hacia el sur se ve una bonita colección de cactáceas y plantas suculentas salpicadas aquí y allá de palmitos… Cuidado “no tocar”.

 

Jardín botánico Santa Catalina de Badaia, zona de la solana

Camino que atraviesa la zona de la solana.

 

Figuras de animales talladas en madera asoman aquí y allá a lo largo del recorrido. Dicen que las tallaron los propios monjes que habitaron el convento.

 

Jardín botánico Santa Catalina de Badaia, talla de madera

Cabra tallada en madera en lo alto de una peña.

 

Al termino del recorrido gran cantidad de plantas aromáticas como la lavanda y el romero dan color y olor al paisaje. ¡Detente y respira hondo!

 

Jardín botánico Santa Catalina de Badaia, hierbas aromáticas

Jardín botánico Santa Catalina de Badaia, hierbas aromáticas

¿QUIERES QUEDARTE A ALMORZAR?

En el mismo parque hay mesas e incluso una fuente, pero nosotros al ir ya le habíamos echado el ojo al area recreativa que hay junto al río en Trespuentes. No os podeis equivocar, puesto que la carretera pasa por delante. Es un lugar muy agradable con abundante sombra,varias mesas de piedra con asientos, un parque de juegos y el encanto de tener el río Zadorra lleno de vida. Una maravilla para disfrutar con la furgo.

Jardín botánico Santa Catalina de Badaia, Trespuentes

Vistas del río en Trespuentes

¿ALARGAMOS EL FIN DE SEMANA POR ESTA ZONA?

Si os pilla en época de calor, como fue nuestro caso, os recomendamos acercaros hasta el embalse de Uribarri-Ganboa, en concreto hasta la playa de Landa. Es una playa interior con bandera azul (dado la calidad del agua)en la que podréis daros un baño o pasear en kayak. El entorno cuenta con aparcamiento, area recreativa, duchas y baños.

Playa de Landa, Gasteiz

Atardecer en Landa

La capital, Vitoria-Gasteiz está tan solo a 10km. Esta perla medieval y sus pintxos os enamorará. Además cuenta con area de autocaravana 😉

 

PORQUÉ VISITAR EL JARDÍN BOTÁNICO SANTA CATALINA DE BADAIA?

Nos pareció una manera estupenda y sana de realizar una completa clase de ciencias naturales al aire libre, donde los niños aprenden casi podemos decir que “sin querer”.

Porque esta visita nos ofrece poder disfrutar de las hermosas vistas del valle de Badaia con poco esfuerzo. No todos somos grandes montañeros, pero a todos nos encanta disfrutar de hermosos paisajes. ¿No os parece?

La entrada al recinto es asequible si pensamos en todo lo que nos aporta… Porque no siempre las mejores visitas son esas donde hay que realizar grandes desembolsos económicos. Sobre eso las familias viajeras tenemos mucho que reflexionar…

El jardín botánico está gestionado por SIDALAVA y es un instrumento para la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión. Pensamos que ésta es una labor de todos y éste es un pequeño gesto con el que podemos colaborar.

Podríamos escribir muchas razones más, pero lo mejor es que vayas tú mismo y nos cuentes las tuyas… ¿Te animas?

 

INFORMACIÓN DE VIAJE

Area recreatica de Trespuentes

GPS:      N 42.84482º      O 2.78701º

Parking de la playa de Landa:

GPS:  N42.95157º      O2.58525º

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesará...