20/04/2015

COLGADOS POR CUENCA

 

Hasta hoy, cuando pensábamos en Cuenca la única imagen que nos venía a la cabeza era la de las archiconocidas casas colgadas; esas que tantas veces habíamos podido contemplar con admiración a través de la pantalla del ordenador. Ahora sin embargo, si alguien nos preguntara por Cuenca, no sabríamos por donde empezar: casas colgadas, ciudades encantadas, ríos verde esmeralda y molinos dignos del propio Don Quijote son algunas de las sorpresas que nos ha brindado este viaje, todo ello acompañado por una exquisita y exclusiva ruta gastronómica de la tapa conquense. Realmente nos hemos quedado colgados por Cuenca.

 

 

La Cuenca monumental, que es la que todo turista desea recorrer, se encuentra asentada sobre un cerro y entre dos profundas hoces, la del río Jucar y la del Huécar. Ostenta el título de Patrimonio de la Humanidad desde 1996 y no en vano, ya que su entramado de callejuelas, sus plazas y coquetos rincones, o los grandes caserones dotados de bellas ventanas enrejadas cautivan año tras año a más turistas. Sí, para descubrir los encantos de Cuenca hay que pasear, pararse a sacar fotos y disfrutar del paisaje, para ello nada mejor que pasear por los caminos de Las Rondas, esos caminos que bordean el exterior y nos descubren las más bellas miradas sobre las hoces. Finalmente no hay que abandonar la ciudad sin haberla contemplado de noche, tiene una iluminación espectacular, de esas que roba protagonismo a la más deslumbrante estrella.

 

 

Esta escapada, que duró cuatro primaverales días, la programamos además de para visitar la capital para descubrir algunos de los rincones más bellos y sorprendentes de la provincia conquense. Esta es nuestra hoja de ruta.

 

DÍA 1: CUENCA CAPITAL

Este día lo dedicamos a callejear y ver los principales puntos de interés de la ciudad:

    • El arco Bezudo.
    • Ruinas del castillo.
    • Su casco antiguo.
    • Plaza mayor, catedral y ayuntamiento.
    • Las casas colgadas.
    • El puente de San Pablo y el convento de San Pablo (actualmente parador de turismo

Llegamos y aparcamos la furgoneta en el Parking El Castillo, un amplio aparcamiento en lo alto de la ciudad. Desde ahí descendemos hacia el casco antiguo pasando por el arco de Bezudo y los restos del castillo.

 

                                               Fortaleza árabe de principios del siglo X.

 

Llegamos tras un breve paseo al nucleo monumental donde se encuentra la amplia Plaza Mayor, el ayuntamiento y la catedral.

 

                          Fachadas de las coloridas casas que miran a la Plaza Mayor.

 

La catedral es el mayor monumento de Cuenca y el que más nos llama la atención. Se trata de una catedral única en la península por ser de estilo gótico de inspiración anglonormanda.

 

                                                                      Portada de la catedral.

 

El ayuntamiento data del siglo XVIII. Es un bello edificio que consta de dos cuerpos
y un friso que se levanta sobre tres arcos de medio punto. Es curioso ver cómo a
través de ellos pasa el tráfico de la ciudad.

 

Las casas colgadas son la imagen más conocida de Cuenca. Las más bellas fachadas,
las más antiguas(S.XIV), se pueden contemplar desde dos puntos: la perspectiva sobre
la hoz de Huécar y el puente de San Pablo.

 

 

Su estructura es de yeso y madera y tipifican la arquitectura conquense. Hoy día
se conservan tres de estas casas reconstruidas en este siglo que albergan el
Museo Español de Arte Abstracto y un restaurante.

 

Convento y puente de San Pablo.

Entre paseo y paseo descubrimos un arte antiguo de esta zona, la forja.  Las maneras de decorar y proteger las ventanas son todo un arte.Las ventanas se transforman en hermosos bastiones
enrejados. Por este motivo destaca La casa de las rejas, aunque si nos fijamos
bien pueden verse en muchas otras ventanas de la ciudad.
Enrejado de La casa de las rejas.

 

 

 

Terminamosla tarde realizando una estupenda ruta de tapas por la ciudad que nos lleva a
recorrer algunos de sus más conocidos mesones.

 

 

DÍA 2: LA SERRANÍA CONQUENSE
Salimos no muy temprano de Cuenca y conducimos por la carretera CU-921 durante 24km
donde está anunciado El ventano del diablo. Es un magnífico mirador natural
enclavado en una roca desde el que se puede disfrutar de preciosas vistas sobre
la hoz del río Júcar.

Escaleras de acceso y balconada del Ventano del diablo.

 

Conducimos después por la CU-913 hacia Targacete para descubrir La ciudad encantada. Un
parque privado que ofrece un sorprendente recorrido de unos 2’5km. Es el lugar
ideal para desarrollar la imaginación y dejar volar la fantasía.

 

Plano del recorrido

 

El viento y el agua han erosionado piedras calizas modelándolas con formas muy susceptibles de
ser asociadas a formas conocidas, como pueden ser: puentes romanos, quillas de
barcos, ballenas, osos, focas… El paseo resulta muy agradable y entretenido,
eso sí, hay que echarle imaginación.

 

Lucha entre un cocodrilo y un elefante.

 

Cuando caía la tarde llegamos al aparcamiento del nacimiento del río Cuervo, que
ostenta el título de Monumento Natural. Se trata de una sucesión de chorrillos
que poco a poco se convierten en
cascadas. El recorrido circular suma 1500 m. Hay una pasarela de madera que recorre unos 300 m y nos lleva hasta
las cascadas principales, es un acceso para discapacitados. Después subiendo una
serie de escalones de madera, en ascensión bastante pronunciada,seguimos el sendero de la Turbera  que nos lleva hasta
el nacedero.

 

 

 

De regreso al aparcamiento atravesamos un bosque y varios puentecillos de madera
sobre el río.

Terminamos el día regresando a Cuenca y realizando la segunda parte de nuestra ruta de las
tapas por la capital.


DÍA 3: ENTRE CASTILLOS Y MOLINOS.

Por la mañana dudamos entre visitar Segóbriga o el castillo de Belmonte, pero como
el cielo está encapotado y amenaza lluvia, decidimos visitar algo bajo cubierto y finalmente
ponemos rumbo hacia el castillo de Belmonte, en el sur de la provincia.

 

Entrada principal al castillo

 

La visita nos coincide en obras, ya desde la lejanía nos lo anunciaba la grua que
sobresalía por encima de sus altas torres. Lo encontramos lleno de turistas,
pero sobre todo lleno de niños y niñas que juegan a guerrear y sentirse parte del castillo  por un día. Y es que la dirección del castillo organiza juegos para los más pequeños en el patio de armas, y
aquello realmente parece un campo de batalla. Aun así conseguimos ver todo lo
que queríamos en un par de horas.

 

Camino de ronda y torres del castillo

 

Tras comer en la furgo mientras, ahora sí, el negro cielo descarga un buen chaparrón,
realizamos unos pocos kilómetros para llegar hasta Mota del Cuervo, un pequeño
pueblo fronterizo con la provincia de Toledo que guarda una buena ristra de
molinos, se trata del BALCÓN DE LA MANCHA.
En el paraje denominado “La Sierra”, se encuentra un conjunto de siete molinos de viento(El Zurdo, El Cervantes, El piqueras, El gigante, El Goethe, El Irak y Franz Grillparzer) . Son destacados
monumentos manchegos, símbolo de los modos de producción agrícola pasada y motivo que le hizo adquirir a Mota del Cuervo en 1967, la denominación geoturística de “BALCON DE LA MANCHA”, por el vasto y extenso horizonte que se contempla desde ellos.
 
Los orígenes de los molinos de Mota del Cuervo son inciertos, también su número exacto; pero sí se conoce que a principios del siglo XVI, al sufrir la Mancha una gran sequía que duró cuarenta años se implantaron los molinos de viento debido a que el cauce de los ríos era escaso. Por esta razón eligieron los lugares más elevados como motillas, cerros o lomas en los cuales el viento soplaba con intensidad y era capaz de mover sus enormes aspas.
Todos los molinos, excepto “El Zurdo”, son de construcción reciente (años sesenta y setenta).El Molino “El Gigante” es actualmente el Museo de la Molienda, donde hay instalada toda la maquinaria necesaria para moler y los primeros domingos de mes y en ocasiones especiales se hace una molienda.

 

 

Fue un bonito final de tarde la que nos brindó la visita a los molinos aunque antes de dirigirnos
a pernoctar pasamos por Saelices, y allí paramos en el polígono Las Peñuelas, en la tienda de “Quesos Chaves”, para comprar medio queso (1kg) manchego de oveja curado, que hizo nuestras delicias. Ahí tenéis nuestro botín de viaje.

 

Esa noche nosdirigimos a pernoctar al área del pantano de Buendía.

DÍA 4: HACIA LA ALCARRIA: LA RUTA DE LAS CARAS.
Por la mañana nos acercamos hasta el pueblo  y pasados 2km comienza una pista, bastante embarrada y resbaladiza, que nos conduce hasta el aparcamiento de la Ruta de Las Caras.

Entrada al breve recorrido.

 

Esta ruta de 1’5km de recorrido  a orillas del embalse de Buendía podríamos definirla como el open air museum de la escultura conquense, puesto que reúne una colección de esculturas realizadas en piedra caliza de los escultores Eulogio Reguillo y Jorge Juan Maldonado.

 

Maitreya, escultura budista.

 

Además de las esculturas el entorno,el embalse y su flora, es espectacular por la gran cantidad de plantas aromáticas que encontramos durante el recorrido.

 

Panorama del embalse de Buendía.

 

Paisajes conquenses.

 

Con esta preciosa estampa primaveral dejamos Cuenca, y sus castillos, molinos, casas colgadas, ciudades encantadas…

PARA PREPARAR EL VIAJE

INFORMACION SOBRE CUENCA CAPITAL

AREAS PARA LA PERNOCTA EN AUTOCARAVANA

INFORMACIÓN SOBRE LA CIUDAD ENCANTADA

INFORMACIÓN PARA DESCARGAR AQUÍ

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesará...