15/08/2017

VIAJE POR ALBANIA, LA GRAN OLVIDADA EN CAMPER

Este no es un viaje al uso, sino más bien el regreso de un gran viaje. Tras pasar más de veinte días recorriendo Grecia comienza nuestro retorno a casa. Para coger el ferry, que hemos de tomar  desde Dürres, deberemos atravesar en cinco días gran parte de Albania. Así, el retorno de nuestro gran viaje de verano nos dio la excusa perfecta para conocer algo sobre este misterioso país del cual  sabíamos poco más que su localización en el mapa.

¡Vámonos de viaje por la gran desconocida, Albania !

Nuestro viaje exprés por Albania

 

1.-RUINAS Y PARQUE NACIONAL DE BUTRINT

 

Tras cruzar la frontera con Grecia,nos dirigimos por la carretera SH97 primero, Y SH98 después, para alcanzar la pequeña península sobre la que se asientan las ruinas de Butrint. Poco después de ver los primeros carteles con indicaciones nos topamos con el canal Vivari, el cual debemos atravesar y para ello hacer uso de un antiguo transbordador de madera. ¡Aquello era una verdadera antiguedad! Nos cobraron 10€ (mucho dinero en Albania) por cruzar con la furgo.

 

Transbordador en Butrint, Albania en camper

Transbordador de madera del canal Vivari, Butrint

Ya en la otra orilla vemos que se nos ha hecho tarde y decidimos aparcar la furgo y comer en el hotel-restaurante Livia, pegado a la entrada del recinto de las ruinas. Es aquí donde nos percatamos enseguida de que el Euro es aceptado sin problemas, de lo debil que es el Leke (moneda albanesa) y de lo barato que resulta “comer fuera” en este país. El restaurante nos parece una buena opción para comer si se va con prisa, y aunque no lo recomendaremos por encima de otros que visitaremos a lo largo del viaje, sí diremos que nos pareció correcto.

 

Las Ruinas y Parque Nacional de Butrint se asientan sobre una pequeña península situada en el mapa a la altura de la isla de Corfú (Grecia). Rodeada al norte por el lago Butrint y al sur por el canal de Vivari, que conecta con el mar Jónico. Tanto las ruinas como el entorno del parque natural, que es de extremada belleza paisajística, están declarados lugares Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. La entrada nos costó 5€/persona y es una de las joyas arqueológicas de Albania.

 

Parque Nacional, Butrint, Albania

 

La visita al yacimiento implica recorrer la península al completo, así que nos calzamos zapatillas cómodas para caminar y comenzamos la visita. La entrada está presidida por una torre veneciana del siglo XV y flanqueada por una impresionante avenida de eucaliptos a través de la cual nos internamos en el espacio de visita.

 

 

Es un lugar único: entre la espesa vegetación un sendero nos conduce a través de los restos (griegos, romanos, del imperio veneciano…). De esta antigua ciudad, cuenta la mitología que fue fundada por troyanos que huían de la caída de Troya. Aunque la historia real nos marca que fueron unos griegos corfiotas los que se instalaron hacia el s.VI a.C .

El estado general del parque es de dejadez, pero no por falta de voluntad sino por falta de medios. Lo cierto es que entre sus monumentos históricos guarda verdaderos tesoros y a nosotros los que más nos gustaron fueron éstos:

El templo dedicado al dios Asclépios, que encontramos rodeado de las verdosas aguas del canal y varias tortugas divirtiendo a los turistas.

 

Templo de Asclepios, Butrint, Albania

 

El Antiguo Teatro: construído en el s.III a.C, más tarde adaptado al estilo romano y dotado de un escenario. Tiene capacidad para 2.500 espectadores y hoy se usa para representaciones; de hecho en el momento de nuestra visita estaban montando una tarima 🙁

Antiguo teatro de Butrint, Albania

 

La Gran Basílica: Un edificio de culto construído en el s. VI a.C

Gran basílica, Butrint, Albania

 

El Baptisterio paleocristiano fue levantado sobre un baño romano. Tiene forma circular con una pila bautismal en el centro y a su alrededor el suelo está cubierto de mosaicos, o así es como te “lo venden”. Pero cuando llegamos el suelo estaba cubierto de piedrilla. Según rezaba el cartel, ese es el mejor modo para la conservación de los mosaicos frente a las continuas inundaciones de las aguas provenientes del canal, y los rayos del sol en verano. ¡Y nosotros caminando sobre esa capita de piedrilla sabiendo que debajo están los mosaicos!!

 

Batisterio paleocristiano, Butrint, albania

 

También podemos ver restos de un ágora, baños romanos, un castillo veneciano…Todo el conjunto esta protegido por unos gruesos muros ciclópeos que contienen seis puertas de acceso. Quizá la más significativa sea la Puerta del León, que muestra el relieve de un león devorando un toro.

Y esto es solo una quinta parte de la ciudad, ya que el resto aún no se ha excavado ¿Qué os parece?

 

2.-KSAMIL, UN VISTAZO A LA RIVERA ALBANESA

La costa sur de Albania, entre Vlorë y Grecia, es conocida como La Rivera Albanesa. Aquí se encuentran las playas más bellas del país y no queríamos perdérnoslo. Por eso nos dirigimos hacia el oeste de Butrint, a la pequeña localidad turística de Ksamil, donde habíamos leído que encontraríamos playas de ensueño, cuatro pequeñas islas a las que puede accederse con botes de alquiler y buen ambiente. Sin embargo nos dejó un sabor agridulce.

Nos instalamos en el camping Sunset, (15€/noche con electricidad)cuyo mayor atractivo es su preciosa calita de aguas turquesa.

 

Salimos del camping para recorrer a pie un largo paseo que nos conduce por la costa hasta el pueblo. Queremos ver qué se cuece…Tardamos 30 minutos andando por un paseo destartalado, donde farolas decapitadas se alternan con algunas arrancadas de cuajo y casas caídas que se asoman aquí y allá.

 

Paseo costero de Ksamil, Albania

“Paseo costero” de Ksamil.

 

Toda la zona de costa y playas es encantadora, si no fuera porque cada cm de arena ha sido colonizado por filas de sombrillas y hamacas pertenecientes a restaurantes y hoteles. Atravesamos el pueblo caminando por donde podíamos , no hay aceras, ni semáforos y mucho menos pasos de cebra. Por fin llegamos hasta Lori Beach pensando que sería algo especial, pero más de lo mismo…Incluso vuela un dron sobre nuestras cabezas mientras nos bañamos 🙁

 

Playas de Ksamil, rivera albanesa

Playas de Ksamil

Decidimos poner punto y final al baño sin pena ni gloria mientras emprendemos el regreso a la calita del camping en la que además el agua era más fresquita. A nosotros no nos gustó mucho… Pero reconocemos que traíamos el listón muy alto de Grecia.

 

3.-SYRI I KALTËR, UN MANANTIAL CONOCIDO COMO BLUE EYE

Continuamos viaje hacia Gjirokaster, pero antes queremos hacer una interesante parada para conocer Syri i Kaltër, o como es conocido en su versión inglesa, Blue eye. Circulamos por la carretera SH99 que nos lleva practicamente desde Sarande hasta el gran cartel que anuncia el Monumento Natural, y que en su último tramo se convierte en carretera de montaña. Justo antes de comenzar la subida por la ladera de la montaña que culmmina a la altura de Muzinë encontrareis el cartel con la indicación.

 

Llegaremos en breve a un paso con barrera vigilado donde deberemos comprar las entradas que nos costaron 50Lekes/persona y 100 lekes/furgo. Desde ahí atravesamos unos 2km de pista en muy malas condiciones hasta el Monumento Natural. Aviso a navegantes, cuidado en este tramo porque está fatal. Incluso había quien aparcaba al borde del camino por no continuar. Nosotros hicimos buen uso de nuestra suspensión neumática, la cual ya nos ha “salvado los bajos” en más de una ocasión.

 

Blue Eye, Albania

Vistas del lugar desde la barrera.

 

Llegamos hasta el meollo y vemos un cartel que indica 30 metros. El Ojo Azúl está in situ.

Se trata de un manantial de agua helada, a unos 10ºC(si pensais meteros os doleran los pies), que fluye desde unos 50m de profundidad con un color azúl que sorprende. El entorno natural es magnífico, la vegetación y la fauna son asombrosamente bellos y el agua crea un verdadero espectáculo al ir cambiando su azul eléctrico por el verde botella.

 

Syri i Kaltër, Blue Eye, Albania

Syri i Kaltër, Blue Eye.

Este lugar fue en la época comunista prohibido al público y reservado como lugar de especial interés para la élite del comunismo.

 

Senderos de Blue Eye, Albania

Senderos del Blue Eye

No hay transporte público que te acerque hasta allí, pero la gente acude en taxi o autocares de excursiones concertadas desde Sarande, o incluso desde la mismísima Corfú; algo que pudimos constatar a nuestro paso por la isla.

Syri i Kaltër, Blue Eye, Albania

 

Lo mejor es visitarlo bien de mañana, si no quereis coincidir como nos ocurrió a nosotros, con variopintos personajes; desde sirenas hasta una pareja de novios.

Blue Eye

“Sirenas” en el Blue Eye 🙂

 

No es mal plan quedarse a comer (como hicimos nosotros)y disfrutar un rato más del lugar. En el restaurante de mismo nombre, “Blue eye”, se pueden tomar unas ricas truchas, mejillones al estilo Sarande y buen café turco, disfrutando de unas vistas sobre el manantial espectaculares.

 

 

4.-GJIROKASTRA

Gjirokastra fue considerada ciudad museo en la época comunista y posteriormente, en 2005, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

 

Gjirokastra, Albania

 

Aparcar la furgoneta en la plaza Çerçiz Topulli, no nos cuesta trabajo ya que los aparcamientos son amplios. En frente tenemos la oficina de turismo, una de las pocas con las que cuenta Albania, según hemos leído. El casco antiguo queda al lado y supone un trabajoso paseo entre calles empedradas que suben y bajan como en una montaña rusa.

Gjirokastra conserva como herencia una rica arquitectura otomana perteneciente sobre todo a comerciantes musulmanes. Guarda unas 600 viviendas, muchas de ellas del tipo casa-torre llamadas kule.

 

Kule, Casas torre de Gjirokastra

Kule : construcciones típicas de Gjirokastra

Nosotros les hemos echado el ojo a un par, pero por cuestión de tiempo (ya hemos dicho que estamos de paso) nos decidimos a visitar por fuera Skenduli house y dedicamos después más tiempo a visitar Zekate House.

Para llegar hasta allí tenemos que caminar bastante cuesta arriba, hasta el barrio Palorto. Como estamos ya un poco fundidos del viaje por Grecia decidimos tomar un taxi (500 Lekes)y que nos lleve. La parada está en el mismo lugar donde hemos dejado la furgo aparcada, junto a la oficina de turismo.

Casa Zekate

 

El dueño, simpático y hospitalario, nos recibe con los brazos abiertos y nos dice que podemos pasar, incluso antes de pagarle los 200 Lekes por persona que cuesta la visita.

La casa (1811-1812) fue un regalo de Ali Pacha Tepelena, un famoso gobernador otomano conocido como “El Bonaparte Musulmán”, a su administrador Bequir Zeko.(En su flanco derecho posee un edificio que es donde vive aún hoy la familia Zeko).

La entrada es muy chula, llaman la atención los tapices y el suelo de piedra gris con los perfiles pintados en rojo.

Entrada y escaleras, casa Zekate, Gjirokaster, Albania

 

Después, visitamos sus cuatro plantas que guardan coquetas habitaciones todas con wc, haman y chimenea en su interior; lujo otomano a todo trapo. La más sorprendente es la habitación principal que cuenta con una gran chimenea de estuco decorada.

 

Zekate House, habitación principal, Gjirokaster, Albania

 

También tiene una terraza desde la que se se obtienen preciosas vistas del valle del Drin. Pero si queremos admirar las dos torres, lo mejor es sentarse en la terraza que tiene preparada el dueño, tomarse algo y disfrutar de las vistas desde el exterior.

 

Zekate House, Gjirokaster, Albania

Casa Zekate

 

Regresamos a la plaza Çerçiz Topulli, porque queremos visitar una de esas curiosidades que guarda Gjirokastra: el Tunel de la Guerra Fría.

Nos dirigimos a la Oficina de Turismo, donde compramos los tickets. El Tunel de la Guerra Fría o Cold war tunnel está situado en la parte baja del castillo, cerca del casco. Fue construído en la década de los años setenta, posiblemente con la ayuda del gobierno de la China comunista de Mao Tse Tung para establecerse los líderes locales comunistas y desde allí desarrollar sus actividades en caso de ataque; un ataque que no llegó nunca, así que nunca se utilizó.

Lo cierto es que pone la piel de gallina caminar por el interior de ese misterio tunel subterráneo, aunque vayamos acompañados de una guía…Nosotros por si acaso hicimos una foto del plano.

 

Cold war tunnel, Gjirokaster, Albania

Puerta de acceso al Tunel de la Guerra Fría

Tras atravesar tres puertas-bloque de hierro, comenzamos a caminar por un frío y húmedo pasillo casi a ciegas en algunos momentos. La guía va nombrando para qué se utilizaban las habitaciones que vamos encontrando: dónde se encontraba la radio, las oficinas…No faltan los dormitorios, la cocina e incluso las duchas. Una pena que no se conserve apenas nada del mobilairio original y que la guía solo se ciña a nombrar las habitaciones que se suceden a lo largo de l recorrido.

 

Después de esta visita tan lúgubre necesitamos vida y nos internamos en el centro del barrio histórico: El Gran Bazar.

 

Gran Bazar de Gjirokaster, Albania

Calle Vahors, Gran Bazar de Gjirokaster

 

La calle Varohs atraviesa el viejo bazar, originario del siglo XVII pero reconstruido tras sufrir un incendio en el siglo XIX. Disfrutamos un montón parándonos en los negocios y conversando con la gente del lugar, siempre amables y hospitalarios. Muy cerca encontramos la mezquita del bazar, de entrada libre, también merece la pena echarle un vistazo.

Nos hubiera encantado subir al castillo y dar una vuelta por la ciudadela, pero el tiempo es finito y las horas del día se pasan volando, tanto que llega la hora de cenar y no sabemos donde ir. ¡Por una vez, vamos a poder hacerlo!: sacamos el movil y buscamos en Tripadvisor el número 1 de los restaurantes en Gjirokastra 🙂 Hoy cenamos en el Restaurante Kujtimi.

Restaurante Kujtimi, Gjirokastra, Albania

Terraza del restaurante Kujtimi

Es un negocio familiar situado en el corazón del barrio del bazar. Allí cenamos de maravilla pudiendo probar algunas especialidades de la zona: unas bolas de arroz, queso y hierbas; cordero asado con patatas; una especie de empanada rellena de espinacas y acompañada de salsa de yogurt; un rico vino blanco y unos excelentes dulces Baklava. No nos atrevimos con las ancas de rana, un plato muy solicitado en este local y sobre el que habíamnos leído muy buenas opiniones. Aun así, la cena fue genial.

*Dormimos en el camping Gjirokaster, a unos pocos kilometros de la ciudad.

 

Conducimos desde Gjirokastra hasta Berat, nuestra siguiente parada. Sobre el camino, de unos 156 km, nos vemos obligados a realizar unas cuantas advertencias:

La parte del recorrido por carretera hasta Trepelene es correcto para circular, con algunos tramos parcheados pero sin dificultad. Además encontraremos paisajes tán fantásticos como este.

Paisajes, Albania en camper

 

El tramo antes de llegar a Berat es un tramo en el que nos internamos en paisajes curiosos, de carácter rural, donde las granjas de pavos y pequeños pozos de petroleo se alternan y salpican gran parte de la ruta. Los tramos de carretera son estrechos, con el asfalto completamente deformado por las temperaturas e incluso nos encontramos con que las carretera acaban de repente para tener que continuar por una pista de tierra durante 250m.

Viaje por Albania en camper

De nuevo hacemos uso de la suspensión neumática, alzamos a tope la furgo. Cuidado porque si no se va con un vehículo en buenas condiciones, es para pensárselo.

Como los kilómetros no podemos calcularlos como en casa, hay que ser siempre pesimista, se nos hace la hora de comer. Elegimos entonces al azar un hotel-restaurante a pie de carretera. Los camareros eran de lo más atentos, amables y rápidos como liebres y además vestían los trajes típicos de la zona. resultó que comimos genial: Restaurant Oda e Hasan Beut.

 

 

Pimientos gratinados con queso, verduras a la brasa, buret relleno de pollo y cordero asado fueron los platos que nos hicieron tomar fuerzas y continuar nuestra ruta.

 

5.-BERAT, LA CIUDAD DE LAS MIL VENTANAS

Berat es junto a Gjirokaster ciudad museo desde época comunista y Patrimonio de la Humanidad desde 2008. Está dividida por el río Osum que la atraviesa con sus aguas verdosas y le da una gran personalidad.

Aparcamos la furgo junto al parque Lulishtja, con una zona de cafés y bares muy agradable donde preparaban un concierto al aire libre, y nos dedicamos a explorar la ciudad.

 

Berat, Albania, concierto

Noche de concierto en Berat

 

Primero, vamos a tomar unas fotos de las mil ventanas: el barrio Mangalem, tal como indica su sobrenombre, cuajado de ventanas.

 

 

 

 

 

Este barrio ha recibido una curiosa herencia arquitectónica de la época otomana y llama especialmente la atención la estructura y disposición de las casas. la mezquita de los Célibes, (1827) que tiene un bonito fresco mural en su fachada exterior, será el siguiente elemento que no escapará a nuestra mirada.

 

 

Para sacar la foto chula de este barrio debereis dirigiros al puente de hierro y madera que cruza el río, desde donde también podréis ver la ostentosa cúpula de la universidad de Berat.

 

 

Muy cerca queda el otro puente, el puente Gorica. Levantado en piedra (1777) sobre otro que ya existía. Fue construído por el gobernador local Ahmet Kurd Pachá y  reconstruido entre 1920 y 1930, así que es más bien reciente, aunque no falto de encanto. Las siete arcadas del puente tienen hasta su propia leyenda que cuenta que para calmar a un duende gruñón tuvierón que realizar un sacrificio emparedando a una mujer. ¡Qué leyenda tan horrible! Nosotros le dedicamos un paseo y unas cuantas fotos. Mientras tanto, miramos embelesados hacia el otro lado, el barrio del que toma el nombre: el barrio Gorica. Si bien no es tan espectacular como el de Mangalem, esta lleno de interesantes construcciones de piedra, los restos de una misteriosa fortaleza y un par de iglesias medievales.

 

 

Al tercer barrio que conforma Berat, Kalajë o barrio de la ciudadela, le dedicamos al menos una mañana completa.

Subimos hasta arriba por la parte trasera de la ciudad. Una estrecha carretera que sale de la rotonda junto a la gasolinera, en la SH72, nos lleva hasta las puertas del castillo donde, si teneis problemas para aparcar, El restaurante Lázaro os acogerá con gusto.

La ciudadela se sitúa sobre la colina que cae 187m sobre el barrio Mangalem. Cuenta con 24 torres y en su interior existieron hasta 32 iglesias ortodoxas. Aun en el exterior, nos recibe un hermoso cañón de 1684, según la tradición fundido en Inglaterra.Para acceder al recinto hay que pagar, pero dentro encontrarenos casas y un barrio con vida propia. Nos paseamos primero por las calles internas donde vemos algunos puestos de los lugareños.

 

 

Después visitamos el Museo Onufri, de pago(200 Lekes/persona), donde no hay que perderse el iconostasio, El trono imperial, el púlpito y el presbiterio.

Museo Onufri, Berat, Albania

Entrada y púlpito del museo Onufri.

 

Por último, paseamos por la parte exterior de la ciudadela, que nos sorprende al no estar vallada y quedar cualquier persona o animal expuesto a la caída, colina abajo. Tiene un bonito mirador desde donde se obtienen preciosa vistas(más de lo mismo, asomaros con cuidado) del valle del río Osum y del barrio Gorica. Es quizá lo más impresionante de este lugar.

 

Barrio Gorica, Berat, Albania

Vistas del barrio Gorica, desde el mirador.

 

A unos 12km de Berat encontramos el Berat Caravan Camping un lugar donde nos acogieron de buen grado, pudimos descansar y pasar la noche.

 

6.- DURRËS, “SI LO SÉ NO VENGO”

Estuvimos hasta el último momento dudando entre dirigirnos hacia Durrës a pasar el día o visitar Tirana, ya que distan el uno del otro unos 38km. Finalmente, no nos atrevimos a correr riesgos. Teníamos el ferry pagado y reservado desde Durrës y preferimos tomarnos nuestro último día, nuestras últimas horas en Albania, con tranquilidad.

Playa de Durrës, Albania

Playa de Durrës

Durrës es una gran urbe, la segunda después de Tirana y está situada en la costa junto a una bahía. Según habíamos leído conserva ruinas romanas y bizantinas, hasta un antiguo anfiteatro romano ahogado entre las edificaciones propias de la ciudad… Pero nada de eso vimos. Hacía un calor horríble y teníamos ganas de darnos un baño, así que condujimos por la bahía en busca de un lugar donde aparcar nuestra camper, tarea nada fácil. Allí todos los aparcamientos eran privados y de pago, pero además estaban a tope de coches. Finalmente encontramos uno donde por 200 Lekes pudo Nautilus descansar. La playa y esa zona de costa en general eran horrible: grandes edificios se sucedían a pie de playa, hoteles, restaurantes…Todo construido sin orden ni concierto y sin planificación. Basta decir que ni siquiera había un malecón, paseo o similar que uniera toda la costa. Si querías ir de un restaurante a otro debías ir playa através. No hemos visto cosa semejante. Ver aquel panorama nos puso tristes y de mal humor, así que nos metimos a comer a un hotel junto a la playa, más que nada porque tenía buen aire acondicionado. La verdad es que fue un acierto, ya que por 13€ comimos los tres con vino, postres y café. Después, paseamos un rato por las calles traseras y perpendiculares a la playa, pero todo eran grandes hoteles, edificios y chiringüitos. Nada de interés. Es aquí donde comenzamos a ver grupos de personas mendigando, gente metida en contenedores rebuscando y mucha más miseria de la que habíamos visto por las zonas rurales. Aburridos y un poco cansados pensamos que sería buen plan aparcar en la zona del ferry y descansar un poco en la furgo. Así que cuatro horas antes estabamos esperando ya nuestro ferry. Pero no, de descansar nada…La entrada al ferry fue caótica, nadie te decía hacia donde tenías que dirigirte y tampoco había carteles. Necesitamos toda una hora para pasar por el escaner, donde hicimos migas con un conductor majísimo que venía de Macedonia… Pero esa es otra historia.

 

Ferry en Durrës. Albania en camper

Esperando nuestro ferry

A pesar de nuestras últimas líneas, no guardamos una imagen oscura de Albania, al contrario, nos pareció un país lleno de gente trabajadora que aunque tiene pocos recursos demuestra muchísima voluntad por hacer las cosas bien, por mejorar y construir un país. En todos lo lugares que visitamos nos trataron de maravilla, con respeto y con cariño, y si algo nos ha dejado huella es el carácter hospitalario del pueblo albano. Gracias a este viaje conocemos un poco Albania. ¡Qué suerte hemos tenido!

                Eskerrik asko Albania!

                                                                     Faleminderit Shqipëria!

 

 

INFORMACIÓN DE VIAJE:

Camping Sunset  (Ksamil): N39.77908   E20.64274

Syri i Kaltër (Blue eye) :  N 39.92302  E20.19394

Camping Gjirokaster: N 40º 06′ 04″    E 20º 09′ 02″

Restaurant Oda e Hasam Beut : N40.40709º  E19.86017º

Berat Caravan Camping : N40°46’41.7″ E19°51’28.3″

(Berat) Restaurante Lázaro, junto al castillo: 10€/ noche; (electricidad, agua, ducha y baño)

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

6 respuestas a “VIAJE POR ALBANIA, LA GRAN OLVIDADA EN CAMPER”

  1. Ay Oiartza, como siempre un gran post lleno de detalles y fotografías chulísimas. Enhorabuena por el gran viaje.
    Espero que vuestro txiki haya disfrutado también, imagino que sí porque la comida tenía muy buena pinta 🙂
    Ahora ya a ir retomando la rutina de fin de semana par ano perder el hilo de viajar.
    Muxu potolo Familia!
    @Bidai_On

    • Kaixo Maider! ¡Cómo me alegra volver a leerte por aquí!La verdad es que llevamos un año de viajes sorprendentes, Marruecos, Grecia, y además Albania. Ya sabes,
      los mejores son los que surgen a última hora 😉
      Besarkada handi bat!

  2. Javier Belasko dice:

    kaixo, os acabo de encontrar por casualidad. Yo soy de los “pirados” que empiezan a preparar el viaje del hurrengo urte recién acabado el de este año y casualidad, estaba mirando para ir el año que viene a Creta pero empezando el viaje desde Durres.He encontrado muy interesante lo que habéis escrito, así que lo iré leyendo detenidamente y lo tendré como guía a consultar a medida que se acerque el viaje. También veo que Grecia os ha encantado, no me extraña yo he estado cuatro veces (la próxima seria la quinta ).Besterik gabe zorionak zuen postagatik, Si no os importa a medida que vaya leyendo y me vayan surgiendo dudas os haré alguna preguntilla……..Mila esker

    • Kaixo, Javier. Gu ere horrelako zoroak gara 😉 Datorren urteko bidaiak buruan ditugu eta informazioa biltzen hasiak gara ere. Grezia, ongi diozun bezala, ikaragarri gustatu zaigu eta gertuago balego berehala joango ginateke. Oraindik Greziari buruz idazten ari gara, baina lau aldiz egona zarenez, guk baino askoz hobeto ezagutzen duzula ulertzen dugu. Eskerrik asko bisitagatik eta laguntzerik badugu, gustura egingo dugu.

  3. Iker dice:

    Aupa,

    He visitado muchas veces Albania y quería hacer unas cuantas puntuailizaciones para dar un poco mas de contexto a la gente, sobre todo con respecto a tus malas experiencias.

    En cuanto a Ksamil y Durres, pues son justo las zonas mas saturadas de turismo junto con Vlora por lo que en caso de que alguien se anime a visitar Albania recomendaria lo siguiente:

    1) Si quereis visitar la Ribiera Albanesa: Subiría mas hacia Dhermi o Himare pasando por Porto Palermo e incluso subiria el Puerto de Llogara (es un puertazo… jajaja) donde pasais a Vlora desde donde podeis ir a Fier y de ahi Pasar a Berat.

    Es decir, para bajar de Tirana a Ksamil estan las dos rutas que podríamos decir salen de Fier, la que pasa por Gjirokastra y Syri Kalter y la que vas por la costa por Vlora para subir Llogara (las vistas son incleibles) y luego tienes las mejores Playas de la Ribiera Albanesa (Palase, Dhermi, Himare..).

    2) Durres es el benidorm de Albania, como bien dice el articulo pero a 10 minutos al norte o al sur tienes playas casi vacías (Golem o Kavaje al sur o Lalzit al norte).

    3) Para ir a Berat en vez de tomar esa carretera, subiría un poco mas arriba, al menos hasta hasta “krutje e poshtme” que la carretera es casi nueva (están renovando las carreteras)

    4)Una pena no visitar Tirana, es una ciudad muy especial con un montón de cosas para ver, y cerca esta Kruja que es una visita corta muy interesate (donde comprar unas preciosas alfombras tipicas – Qilim- ).

    5) He leido Buret … mas bien seria Burek (pronunciado Biurek)

    Esta ruta la verdad es que a mi es la que mas me gusta ya que yo soy mas de playa y calor.. jajaja pero si sois mas de montaña… buff os queda la otra mitad de Albania que es impresionante: Balvona en el norte y Korca o Progradec con el lago Ohrid al este.

    La verdad es que creo que es una de las joyas de Europa, aprovechad antes de que la especulación turística (que ya ha hecho mella) acabe con su encanto tan autentico.

    • Aupa, Iker:
      Como ya explicamos en el comienzo del post este no es un viaje, sino el regreso de un gran viaje que nos llevó a recorrer Grecia y el retorno para coger nuestro ferry en Durres no llevó a atravesar Albania, así que intentamos beneficiarnos de ese camino para poder conocer algo de este país. Nos llevamos alguna mala impresión, es cierto, pero no son las que prevalecen ni las que queremos trasmitir aquí, creo que lo explicamos claramente al final del post. Al contrario, animamos a todo el que este tentado de visitar Albania a hacerlo. Te agradecemos tu aporte de información , valiosísima, que recogemos entre el resto de comentarios para que otros viajeros o viajeras se beneficien de ella. Un saludo y gracias por tu visita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesará...