8/09/2015

10 COSAS QUE HACER CON LOS NIÑOS POR SUIZA

Tras nuestro viaje a Suiza he comenzado a hacer memoria…-¿Todo esto ha hecho mi hijo? ¡Qué pasada! Tengo que escribirlo- Y aquí están nuestras sugerencias. Para todas aquellas familias viajeras con niños, para que vuestros pequeños disfruten y se conviertan en futuros Marco Polos.

1.- VISITAR LA FÁBRICA DE CHOCOLATES CAILLER.

Se trata de la fábrica Cailler situada en Broc, un pueblo cercano a Gruyères. Cailler es uno de los chocolateros más antiguos e importantes de Suiza, hoy día asociado con la multinacional Nestlè.

Exterior de la fábrica Cailler

La visita sorprende a mayores y niños. Si pensáis encontrar la típica visita rollo de cadena productiva paso a paso os vais a caer de espaldas. Nada más alejado de eso,esta visita destaca por ser una exposición amena, divertida e interactiva en la que los niños aprenderán desde cúal es la cuna del cacao hasta cuales son los pasos para la fabricación de eso que tanto les gusta; el chocolate.

Con las manos en los granos de cacao.

La parte final del recorrido nos depara una agradable sorpresa: una macrodegustación. Un gran mostrador con al menos 12 variedades de Chocolates y bombones Cailler donde habrá que controlar que los niños no se metan más de uno seguidos a la boca . Bueno solo decir que nuestro hijo se puso morado, y nosotros … pues también.

¡Y que no se nos olvide!La fábrica tiene una surtida tienda justo a la salida donde podemos darnos un capricho

Estantería de la tienda de Cailler

2.- TOMAR UN REFRESCO EN EL BAR AMBIENTADO EN LA PELÍCULAALIEN.

 

Antes de viajar podemos ambientarnos y ver en familia la película. Esta película tiene sus años…Pero lo bueno nunca pasa de moda.

Camino al castillo de Gruyères se encuentran el  HR Giger Museum dedicado al padre de esta criatura, Hans Rudolf Giger Y al lado el bar HR Giger, ambientado y decorado como la mismísima Nostromo.

3.- SUBIR AL HARDER KULM EN FUNICULAR Y FASCINARSE ANTE LOS CUATROMILES.

El funicular que nos lleva a la cima del monte Harder Kulm es en sí motivo de emoción para los niños. ¡cómo sube! ¡Menudas vistas! ¡Mira que pequeños son ahí abajo!

 

Las vistas de los cuatromiles embelesan a la fiera más salvaje, y no se les escapa…¿Por qué allí hay nieve y aquí no? Dependiendo de la edad debereis responder a una buena batería de preguntas.

Eso de hacer sonar el cencerro de esta vaca en pleno mirador no es cosa solo de niños,. tiene su encanto; muchos adultos retroceden hasta la niñez al acercarse a este simpático animal.

4.- DISFRUTAR DE UN BAÑO EN UNA PLAYA DE LAGO.

Gran baño en el lago Brienz

Realizar un viaje organizado por tus padres es lo que tiene. nos regimos por el “como yo quiero y cuando yo quiero”. Que no nos agobien los horarios, vamos a buscar el placer de estar en familia y de hacer lo que a todos nos guste. Los baños son, sin duda, una de las actividades de las que más disfrutan los niños y no les vamos a privar.

Estos momentos sirven para aunar lazos y fortalecer la familia. Estos momentos son los que perduran.

5.- OBSERVAR COMO ATERRIZAN LOS PARAPENTES EN LAS CAMPAS DE INTERLAKEN.

Sentarse en las verdes campas de Interlaken y ver como aterrizan los parapentes que emprenden vuelo desde las faldas del Harder Kulm es una actividad gratuita y sorprendente, que dejará a los pequeños con la boca abierta.

6.- PASARSELO EN GRANDE EN EL COMPLEJO DE PISCINAS, PARAÍSO ACUÁTICO, FREIZEITBAD KSS EN SCHAFFHAUSEN.

Zona lúdica para los niños.

Realizar visitas culturales está chulo, pero hay que buscar el equilibrio si no queremos que el ambiente familiar se resienta durante el viaje, por eso también hay que incluir visitas lúdicas como la de Freizeitbad KSS, un complejo de piscinas en una zona ajardinada, que los franceses denominarían paraíso acuático.

Zona de salto con trampolín.

Piscinas de tamaño olímpico para nadar, piscinas lúdicas con ríos de corriente, chorros, toboganes… piscinas tipo jacuzzi al aire libre…¡No os cuento cómo se lo pasan los niños aquí!

Zona con jacuzzis.

7.- SURCAR LAS AGUAS DEL LAGO BRIENZ EN BUSCA DE UNA CATARATA.

Montar en barco y surcar un lago no es poca cosa para los pequeños exploradores. Zarpando del muelle de Brienz viajamos en el “Jungfrau” para alcanzar la orilla situada a los pies del Gran hotel Giessbach, cerca del cual encontramos la gran catarata Giessbachfälle.

Además,para remontar el tramo que separa el muelle y la cascada tendremos que tomar un antiguo funicular, tanto que hablamos del  más antiguo de Europa.

La excursión realmente merece la pena y el día será inolvidable.

8.- CENA DE PATATA Y QUESO: LA FONDUE

¿A qué niño no le gusta el queso?, ¿y las patatas? Probar las especialidades del lugar que se visita es una de las reglas de oro que todo viajero debe contemplar, y hacer a nuestros pequeños partícipes de esas pequeñas (o grandes) experiencias culinarias es todo un arte. La fondue es, quizá junto con la raclette, uno de los platos suizos más conocidos internacionalmente

Las fondues típicas constan de un caquelon, recipiente donde se funde el queso (generalmente de vaca), un saquito con pequeñas patatas asadas y un cesto lleno de rebanadas de pan. Pero… ¿Qué hay que hacer? Esta es un tipo de comida que propicia la interactividad entre los comensales ya que  consiste en sumergir trocitos de patata o pan en el cuenco lleno de queso una vez fundido. Cada comensal debe cuidar de su pincho, esperar turno para introducirlo, pasa palabra! digo pasa patata!…Es una comida muy calórica y que suele dejarte saturado así que no está de mas dar un paseo tras el atracón.

9.- VISITAR GRANDES CASTILLOS  AL RITMO DE UN TRENECILLO EN BELLINZONA.

La verdad es que castillos no le faltan al paisaje suizo, pero de todos los que se pueden visitar estos tienen algo especial; pueden recorrerse cómodamente tomando un trenecillo que parte de la Piazza Collegiata, en el centro de Bellinzona(Tesino).
Nos lleva traqueteando hasta los tres hermosos castillo- Patrimonio de la Humanidad- que coronan la ciudad y nos brindan entre uno y otro unos 15min de tiempo para sentirnos principes y princesas por un rato.

10.- COMER Y BAÑARSE A LA ORILLA DE UNAS MAGNÍFICAS POZAS VERDES.

Erase una vez Verzasca…En la Suiza más rural que podamos conocer, un valle que tenía ríos de color verde esmeralda.Tooodo el mundo quería darse un baño allí y… Es una bella historia que en nuestro caso se hizo realidad. Disfrutar de estos paisajes pasando un agradable día en familia es el top ten de los planes.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

3 respuestas a “10 COSAS QUE HACER CON LOS NIÑOS POR SUIZA”

  1. Arelys sanchez dice:

    Estupendo. Estuve viajando y disfrutando. Hasta me parecio sumergir una patata en el queso fundido. Muchas gracias.

  2. Arelys sanchez dice:

    SIMPLEMENTE MARAVILLOSO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesará...