2/10/2017

ATENAS, PASEANDO POR LA CIUDAD DE LOS DIOSES

Atenas debió de ser la ciudad de los dioses, o al menos digna de ellos. A pesar de ser una ciudad contemporánea queda atrapada por su pasado histórico en cada esquina, con cada piedra. Está compuesta por una amalgama de barrios, cada uno con carácter propio donde turistas y locales se mezclan y le dan vida cada día. Atenas enamora lo quieras o no … ¿Te atreves a pasear con nosotros por la ciudad de los dioses?

 

LA ACRÓPOLIS

Teatro Herodes, Acrópolis, Atenas, Grecia

Vista del teatro de Herodes con Atenas al fondo.

 

Todo comenzó en el siglo V a.C,  cuando a Pericles se le ocurrió convencer a los atenienses para construir todo esto. ¡Ay ama! Hoy día esta colina guarda algunos de los templos más admirados, símbolos de Grecia y además imprescindibles en un tour por  Atenas.

Realizamos la visita al atardecer, en nuestra opinión el mejor momento: ya no hace tanto calor, no hay tanta afluencia de visitas y la luz para fotografiar es estupenda.

Dentro del complejo de la acrópolis (20€/persona) pudimos ver unas cuantas maravillas:

El teatro de Heródes Ático; es un pequeño teatro romano sobre el que se contempla una preciosa vista de la ciudad. El templo de Atenea Nike; que conmemora las victorias de los atenienses sobre los persas; el Pórtico de las Cariátides, ¿Quién no conoce estas seis estatuas de mujer que hacen las veces de columnas? y el Partenón, diseñado para albergar una estauta de 12m de Atenea. Este último ha sido utilizado a lo largo de los siglos de iglesia, mezquita incluso los turcos lo utilizaron de arsenal, por eso una explosión lo destruyó en gran parte. Lo cierto es que a pesar de estar bastante destrozado nos encantó.

 

LA PLAZA SINTAGMA Y EL CAMBIO DE GUARDIA

Cambio de guardia, Palza Sintagma, Atenas, Grecia

Cambio de guardia.

 

Ya hemos aprendido que acudir a una gran capital europea a veces nos arrastra a ver esos curiosos cambios de guardia. El último fue en Budapest y no se pareció nada al de Atenas. Acudimos el domingo a las 13 horas delante del parlamento para presenciar un lento y repetitivo conjunto de aspavientos en los que no sabíamos si se le caería el Pompón del zueco al guardia o saldría volando en cualquier momento. En nuestra opinión, bastante aburrido y algo con lo que no merece la pena perder el tiempo. La plaza Sintagma o Plateía Sintagmatos, sin embargo, tiene mucha vida es una zona con mucho encanto.

 

PLAKA Y ANAFIOTIKA

Aceitunas griegas, Atenas, Plaka

Venta de aceitunas en el barrio de Plaka

 

Plaka, conocido como “el barrio de los dioses”, es uno de los barrios de Atenas con más personalidad. Este pequeño laberinto de callejuelas regadas de tiendas de recuerdos y restaurantes asciende colina arriba y embriaga al turista hasta hacerlo perderse en su interior. Está lleno de vida y DE COMERCIOS.

Anafiotika, Atenas, Grecia

Callejuela de Anafiotika

 

Anafiotika es parte de Plaka y uno de los asentamientos más antiguos de Atenas. Si continuamos colina arriba, por la ladera de la Acrópolis, allí donde ya no llegan más que cuatro turistas despistados (como nosotros), os encontrareis caminando entre estrechas callejuelas donde apenas tenemos el ancho necesario para pasar, rodeados de casitas de coloridas fachadas y azules ventanas. Nos sentimos como si estuviéramos en una isla griega y nos hubiera gustado quedarnos más tiempo allí, haciendo compañía a sus gatos tumbados al sol.

 

 

EL AGORA ROMANA

Agora romana, Atenas, Grecia

 

Se encuentra muy cerca del agora griega y es símbolo del poder que ejerció antaño Roma sobre Atenas. Nuestro paseo nos lleva a descubrir los restos de la Biblioteca de Adriano y la Torre de los vientos, un antiguo reloj hidráulico del siglo I. La torre construida en mármol y de base octogonal (como la rosa de los vientos)toma el nombre de sus frisos externos donde aparecen representados los ocho vientos: Boreas, Skiron, Céfiro, Lips, Notos, Euros, Apeliotes y Kaikías. ¡Es una maravilla!

 

EL AGORA GRIEGA O AGORA ANTIGUA

Agora griega, Atenas, Grecia

 

El agora antigua guarda un gran complejo repleto de edificios públicos antiguos. No en vano fue el centro de la vida política en el pasado. El Hefesteón es el templo mejor conservado, un edificio con una columnata imponente que nos llamó mucho la atención.

Pero no os vayáis del ágora sin ver el Estoa de Attalos. Fue reconstruido a mediados del siglo XX gracias a una donación de Rockefeller hijo y hoy día alberga un museo que es una pasada y no os lo podéis perder.

 

MONASTIRÁKI Y SU MERCADO

Monastiraki, plaza del mercado, Atenas

Plaza del mercado, Monastiraki

Monastiraki es el auténtico corazón otomano de Atenas, aunque también aglutina gran cantidad de restos romanos como el agora ya mencionada. Pero cuando decimos que tiene corazón otomano nos referimos al ambiente de negocio y regateo que se respira en su mercadillo, Plateía Avissynías. Por allí nos paseamos, algo tarde, entre cacharros de todo tipo. Mejor acudir de buena mañana si se quiere encontrar algún chollo.

 

PANAGIA GORGOEPÍKOÖS

PANAGIA GORGOEPÍKOÖS, Atenas

 

No podíamos abandonar Atenas sin visitar su pequeña perla, la iglesia conocida como “La pequeña catedral”. Una diminuta iglesia del siglo XII de estilo clásico y bizantino que ha quedado fosilizada en la gran urbe de la Atenas del siglo XXI; impresiona verla rodeada de modernos y altos edificios, pero a pesar de ser muy hermosa por fuera, donde podemos observar una preciosa encadenada de frisos, nosotros nos metimos y realmente merece la pena.

 

ATARDECER EN CABO SUNIO

Cabo Sunio, Atenas, Grecia

 

Para aquellos que quieran escapar a la ajetreada Atenas os aconsejamos un par de días de relax por la Rivera ateniense. Allí la costa no es tan bella ni tan salvaje como la del Peloponeso, pero continuamos encontrando tranquilas calas familiares.

Relajarse en un camping un tanto hippie, como el camping Bacchus,  y al atardecer ir a contemplar la puesta de sol desde el cabo Sounion es una de esos placeres que no debéis perderos en esta visita a Atenas.

Para ver la puesta de sol deberéis ir con tiempo, ya  que es una actividad conocida y hasta el lugar llega algún que otro autobús y viaje organizado. Hay que comprar la entrada (8€/persona) y escoger el lugar desde donde ver la puesta de sol. Dicen que es la más bella del mundo… Lo cierto es que no es una exageración.

 

Sabemos que nos quedó mucho por ver, que Atenas tiene magníficos museos, más monumentos y seguramente infinidad de rincones con encanto que nos hemos dejado por descubrir. Pero Atenas merece una segunda visita sólo para ella. Ahora continuamos nuestro viaje hacia Meteora… ¿Nos sigues?

 

INFORMACIÓN DE VIAJE

ENTRADA COMBINADA: Cuesta 30€ y da derecho a entrada en la Acrópolis, agora Antigua, Agora romana, el teatro de Dionisio, Kerameikos, el templo Zeus olímpico y la biblioteca de Adriano.

Camping en Atenas: Camping Athens

Aparcar en Atenas, (cerca de la Acrópolis): Parking Odeón

N37. 96654º         E23. 71543º

Cabo Sunio: N 37. 65181º  E 24. 02676º

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesará...

    No Related Post