13/11/2016

EL COLMADO DE PAMPLONA: PARA PICAR Y PECAR

Dicen que el otoño es ideal para pasear por los bosques, recoger setas o leer un libro bajo los lánguidos rayos del sol. Pero esta vez, queríamos disfrutar de la ciudad, la vida de barrio, las calles y el comercio… Esta vez, nos calzamos las botas de urbanitas para conocer el Ensanche de Pamplona y uno de sus mejores restaurantes: El Colmado. ¿Nos acompañas?

Ensanche Pamplona_Furgobidaiak

Partimos de la Plaza del Castillo dejando atrás la solemne Diputación de Navarra, para recorrer la Avenida Carlos III, una larga y amplia zona peatonal del Segundo Ensanche de Pamplona.  Paseamos por el asfalto teñido de otoño, donde las hojas rojas, ocres y marrones revolotean y nos llevan de escaparate en escaparate. Este es un lugar ideal para el esparcimiento, regado de terrazas donde tomar un buen café y llena de comercios que hacen que la vida en la ciudad no pierda ese carácter humano. En nuestro lento caminar, nos topamos con el Teatro Gayarre y el Monumento al Encierro, ¡y es que no dejamos de descubrir rincones interesantes! Pero, entre sorpresa y sorpresa se nos ha hecho tarde y nuestros pasos nos conducen ya a la calle Iturralde y Suit, donde se encuentra El Colmado, uno de los mejores restaurantes de Iruñea.

 

 

EN LA TRASTIENDA DEL COLMADO

Nada más entrar, nos quedamos impresionados con el local: salta a la vista su decoración singular, con un ingenioso sistema de persianas de madera que sirve para delimitar unas estancias de otras; la tenue iluminación de las lámparas-bola dan al lugar un ambiente cálido; además, una original estufa de fuego vivo hace que la estancia sea de lo más acogedora. ¡Estamos deseando sentarnos a la mesa!

ensanche-de-pamplona-039

 

Pero al pasar, no se nos escapa la espléndida barra de pintxos que tiene, con una presentación de lo más cuidada y muy tentadora para picar. Un plan estupendo para otra ocasión, ya que sin duda volveremos a visitar el Ensanche.

 

Ya en la mesa, nos encontramos con algo que nos intriga: los platos de la carta están marcados con asteriscos. Y es que el Colmado, en su especial empeño por mimar la clientela, está especialmente sensibilizado con las personas celíacas. Es por ello que trabaja par adaptarse a sus necesidades y ha realizado una clasificación de sus platos en aptos, marcados con un asterisco; y aquellos que haciéndolo saber con antelación a la cocina pueden ser adaptados, marcados con dos asteriscos. Pero no queda ahí todo, porque recientemente, ¡han llegado incluso a crear sus propias croquetas para celíacos! A Nosotros nos vienen a la cabeza unos cuantos amigos a los que les encantaría visitar este local.

 

Comienza el desfile y el primer plato que tomamos ya nos advierte de los venideros. Nos presentan, mediante un original y coqueto emplatado, un brócoli a la brasa con salsa de curry y langostinos. La verdura está exquisita. Sabemos que en parte es el resultado de la  excepcional parrilla del local, pero también  de esa firme filosofía del Colmado basada en ofrecer las verduras frescas, de temporada y, como no, de esta tierra que es Navarra.

Brócoli a la brasa con salsa de curry y langostinos.

Para cuando terminamos el primer plato, el local está a rebosar, pero a pesar de ello, seguimos disfrutando de un ambiente relajado, ya que la cuidada estructura de las paredes del local hacen que la acústica se vea especialmente reducida y se pueda comer en armonía.

ensanche-de-pamplona-037

 

Después, llegó el Tataki de salmón El Colmado. Un plato heredado de la cocina japonesa que significa “distribuido en piezas”, “apilado”. Aunque conocíamos la versión con atún, esta variante con salmón nos pilló desprevenidos. La carne del salmón estaba exquisita, pero sobre todo, resaltaremos el fino marinado del que le llegaban toques de jengibre y canela. En nuestra opinión, un tataki de toma soja y moja.

ensanche-de-pamplona-016

 

El tercer plato llega volando a pesar de que las sucesivas salas ya están llenas, y es que el Colmado cuenta con un servicio muy eficiente que sabe desenvolverse ante la afluencia de clientes sin perder la calma, siempre con una sonrisa en los labios. La verdad, así da gusto comenzar a comer las migas de pastor con huevo poché y tiras de pimiento de piquillo ecológico de Lodosa. De nuevo productos  con raíces y de la mejor calidad. Meter la cuchara hasta el fondo del vaso y arrastrar todos los ingredientes es la mejor manera de saborear este manjar. Nos percatamos en el primer bocado de que hay unas virutas de chistorra camufladas entre las migas que se delatan al llegar al paladar. ¡Ummm!

ensanche-de-pamplona-027

 

Ya llevamos bebida media botella de vino Homenaje de Navarra crianza del 2012, y mira que nos hemos propuesto ser formales… Pero está visto que este rico tempranillo nos iba a hacer pecar.

Tras aparcar las copas nos llega un Tartar de Atún con frutas cítricas sobre un ligero wasabi. El tartar de atún estaba condimentado con cebolla y pimiento verde, todo muy finamente picado y acompañado por unas crujientes tostadas. Lo verdaderamente espectacular de este plato es la personalidad que le dan los cítricos: el kiwi y la raspa de naranja que lleva por sombrero. Pero no acaba aquí el plato, porque en la otra esquina espera una ventresca a la parrilla acompañada de una “ensalada de manzana” en aceite de oliva virgen. Ahí está otra vez esa excepcional parrilla que nos sube de nuevo a los cielos.

2016-11-12-ensanche-de-pamplona1

 

Para terminar, llega un plato de carne: secreto ibérico al horno, hecho a baja temperatura y acompañado de mostaza de Dijön sobre una cama de manzana caramelizada. El secreto de este plato, os lo contamos, reside en tomar un poco de cada cosa en cada bocado: un pedazo de carne, untado en mostaza de Dijon y con unos trozos de manzana caramelizada. El contraste entre el picante de la mostaza, el dulce de la manzana y el salado de la carne nos hace terminar los platos con todo un festival de sabores. ¿Genial, verdad?

ensanche-de-pamplona-045

 

Para terminar, llegan los postres: Cremoso de queso caramelizado con nuez garrapiñada sobre salsa de frutos rojos para mí. Un final nada pesado y lleno de contrastes entre el queso, el caramelo y los frutos rojos. Tiramisú para Marko, que además es un amante de este dulce. No quise quedarme sin probarlo así que nos intercambiamos los postres, y así, pudimos ambos soñar y transportarnos a una antigua trattoria veneciana, donde hace ya muchos años pudimos tomar uno de los mejores Tiramisú que hemos probado.

ensanche-de-pamplona-055

 

Nos despedimos del personal pensando:¡Cómo se come en el Colmado!¡Esto lo tenemos que contar!

Y nosostros, que viajamos todo el año, regresaremos a Iruñea porque en el Ensanche hay una oferta de comercio y restauración espectacular, y además,  es  una ciudad amiga de las autocaravanas. Venid a conocer el Ensanche de Pamplona, daros un paseo por sus calles y no dejéis de visitar el Colmado… Porque aquí se viene a pecar…¿A qué esperais?

 

 

Información de viaje:

Área de autocaravana de Berriozar

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te interesará...